Un premio al sacrificio

 

 

 

 

Rosalez nos cuenta a VDXONLINE cómo su vida dió un giro tras ser convocada a la selección mayor de handball.

Ayelén Rosalez no olvidará nunca el mes de noviembre de 2012, porque mientras disputaba un torneo de selecciones con Córdoba, se le acercó el “Zurdo” Daniel Zeballos técnico de la selección argentina de handball y le comentó que la tendría en cuenta para integrar el plantel de Mayores. Su vida cambió por completo para una adolescente que todavía no terminó el secundario, y que con 17 años tocó el cielo con las manos después de esa convocatoria.

Lo de vestir la camiseta celeste y blanca no es nuevo, ya que comenzó en Cadetes en el año 2011 y luego continuó en el 2012 con Juveniles, misma categoría que integra en el presente año.

Es oriunda de la ciudad de San Luis, pero desde los 13 años se radicó en Villa Dolores, para luego recalar en club Comercio a practicar el deporte que más ama: el handball. Atrás quedó la noticia de la desafectación en la lista final del Campeonato Sudamericano que se disputa por estos días en Mar del Plata, pero claro, el entrenador tuvo que optar entre dos arqueras de las cuatro que había en el plantel; por su edad tan corta Ayelén Rosalez pagó el derecho de piso por ser tan joven, pero su perseverancia y sacrificio seguramente la pondrán de nuevo con la celeste y blanca en un futuro cercano.

En diálogo con VDXONLINE, la arquera de Comercio de 1,82 metros habla  con una espontaneidad y una madurez que llama la atención teniendo en cuenta su edad.

-¿Cómo tomaste la decisión del técnico en dejarte afuera del Sudamericano?

“Quedamos afuera del Sudamericano mayor con otra compañera, pero creo que estamos haciendo una buena base para estar nosotras a futuro en esa lista cuando se produzca una limpieza en el equipo”.

 

-¿Te tomó por sorpresa la convocatoria teniendo en cuenta tu edad?

“Sí, nunca lo esperé, más allá del sacrificio que hago para estar en el handball y no dejarlo, el hecho de estar entrenando con compañeras 20 años mayor que yo me parece una muy buena experiencia”.

-¿Qué sensaciones te produce escuchar el himno cuando estás en un torneo?

“No miento, se te pone la piel de gallina estar en otro país y que toda la gente emita silencio a la hora de escuchar tu himno, es un respeto muy grande el hecho de vestir la celeste y blanca”.

¿Cómo se compatibiliza la práctica del deporte con el estudio?

“Se hace difícil, pero es uno de los sacrificios que hay que hacer, sobre todo por el hecho de que la selección no va a durar para siempre, entonces tengo que estudiar. Hago un Instituto a distancia en San Luis, me estoy metiendo de lleno en las últimas materias de 6° año para terminar el colegio. Viajo cuando están las mesas de examen, me inscribo, rindo y a la mañana siempre queda ese tiempo libre que se dedica al estudio”.

¿Te interesa seguir una carrera universitaria?

“Sí, voy a empezar Kinesiología, también me gusta Nutrición y la cocina. Mis padres siempre me inculcaron que tenía que estudiar y hacer el deporte que quiera, siempre tener un equilibrio entre ambas”.

Así de sencilla es Ayelén Rosalez, un culto al sacrificio y la constancia por querer llegar lejos en el handball y seguir con su vida cotidiana. Sólo lo logrará si continúa por el mismo camino de la tenacidad.

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register