Una duda sobre el final de campaña: ¿Cristina también quiere el balotaje?

vdx cristina sin maquillaje

vdx cristina sin maquillaje

FUENTE: URGENTE24

Cuenta regresiva para la 1ra. vuelta en las elecciones presidenciales 2015 del domingo 25/10. ¿Habrá balotaje? Si lo hubiere, ¿será entre Daniel Scioli y Mauricio Macri, o habrá que creer en el sueño de Sergio Massa? ¿Por qué luce tan indefinido el resultado electoral? Las respuestas hablan mal de los candidatos pero ¿eso no es lo que desea Cristina? En fin, algunas elucubraciones.

Daniel Scioli ya renunció a obtener el 45% y su ambición pasa por el 40% con 10 puntos porcentuales de diferencia sobre quien le siga.

 
Mauricio Macri se despidió -el día que rechazó el convite de Sergio Massa antes de las PASO- tener en su hoja de ruta más votos que Scioli en la 1ra. vuelta, y desde entonces su estrategia es apostar a que Scioli no llega a 40 y el estar a menos de 10.
 
Massa sabe que desperdició la posibilidad de repetir, en 2015, aquel 2013. Pero se aferra al milagro de superar a macri en el ‘sprint’ final. Él ha logrado impedir la polarización aunque ¿le alcanzará?
 
Cristina Fernández de Kirchner se está alejando del poder pero mantiene su deseo de permanecer, si no es en el Ejecutivo, en el poder fáctico. Por eso, ella traba a diario a Scioli y obliga a las especulaciones.
 
En tanto, 5 recortes muy interesantes en las columnas dominicales:
 
N°1. Mariano Spezzapria en el diario platense El Día. acerca de la estructura sociocultural que hay en los votantes, en una campaña de vértigo y nerviosismo, quizá porque no hay definición:
 
«La escena tuvo lugar ayer (sábado 17/10) en Avellaneda. Daniel Scioli llegó en helicóptero al distrito del sur del Conurbano hacia las 11.35. Diez minutos después, ingresó a un local del programa Envión bonaerense, ubicado en medio de un barrio carenciado en el límite con Lanús. Y cinco minutos más tarde, salió rumbo a una combi que lo transportó en una caravana de sólo siete cuadras.
 
Desde ahí, de vuelta al helicóptero, hacia Florencio Varela. Y por la tarde, a La Matanza. La última semana de campaña hacia las elecciones presidenciales transcurre en un ritmo frenético, inmersa en una vorágine en la que los candidatos apuntan a torcer la voluntad popular en su favor con el esfuerzo de multiplicar su presencia a nivel territorial.
 
Envuelto en una marea humana -que incluyó a Carlos Zannini, Diego Bossio y el intendente Ferraresi-, Scioli no pudo acercarse a todos los que lo esperaban. La vertiginosa maquinaria electoral lo llevó rápidamente a otro lugar.
 
Unas treinta cuadras más allá, en la zona céntrica de Avellaneda, sobre la avenida Mitre, unos jóvenes aprovechaban los semáforos en rojo para pararse en medio de la arteria con unos enormes carteles en los que se promocionaba la candidatura de María Eugenia Vidal para la Gobernación bonaerense.
 
El clima político en esa zona de Avellaneda ya no era favorable al kirchnerismo.
 
Entre el centro y la periferia de ese municipio que está pegado a la capital se percibía, de hecho, una notoria distancia política y social que, según los encuestadores, tendría correlato en las urnas. Nada es del todo lineal, pero las encuestas muestran una mayor fortaleza del oficialismo en las zonas más vulnerables en términos socio-económicos. (…)».
 
 
N°2. Eugenio Paillet en La Nueva Provincia bahiense, acerca del fantasma que acecha a Scioli:
 
«(…) Las encuestas, la mayoría de ellas, sostiene en la recta final que Scioli no logra salir del fatídico 38 y pico de intención de voto que lo condenaría -porque para voceros de su equipo sería eso, una condena de final absolutamente incierto- a una segunda vuelta, del mismo modo que Macri no logra subir del 30% y Massa batalla con lo que puede apenas por encima del 20%.
 
Puede aceptarse como válido el siguiente escenario: Scioli está a un paso de ganar en primera vuelta, pero no logra que la diferencia con Macri sea de diez puntos. Se estancó en siete u ocho esa brecha y salvo sorpresas o cataclismos impensados no parece que vaya a cambiar. Massa espera el milagro que no debería ocurrir, aunque en política todo es posible, de descontarle al segundo los 6/7 puntos que hoy los separan para colarse en el balotaje. Un pronóstico de segunda vuelta, vale remarcar, que abonan la mayoría de las consultoras que midieron a los candidatos en la última semana.

 

 

 

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register