Una vacuna experimental contra el dengue, 100% efectiva

dengue2

La vacuna se ha probado sólo en 21 personas pero ha generado una protección del 100%.


Un pequeño ensayo clínico de la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health (Estados Unidos) desvela los prometedores resultados de una vacuna experimental contra el dengue. La inmunización ha logrado una eficacia del 100% en 21 voluntarios que habían sido infectados previamente por el virus. Ahora, la vacuna pasará a la siguiente prueba: ensayos más amplios en países donde el dengue es endémico.Dado el reducido tamaño del grupo de participantes, los propios autores de este trabajo se toman las conclusiones con cautela. No obstante, este hallazgo representa un gran paso en el desafío científico que supone el desarrollo de una vacuna efectiva contra los cuatro serotipos que existen de este virus: DENVI 1, DENVI 2, DENVI 3 y DENVI 4. Al ser diferentes los antígenos que recubren al virus, generan distintas respuestas en el sistema inmunológico. Por esta razón, los anticuerpos que se producen contra uno de los serotipos resulta ineficaz si tiene que luchar contra los otros tres. Precisamente con el objetivo de obtener una inmunización contra estas cuatro dianas, equipos de investigadores del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), de la Universidad de Vermont y de la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health llevan trabajando desde el año 2008 y los resultados más prometedores los acaba de publicar la revista Science Translational Medicine. Un total de 41 voluntarios fueron infectados con el virus dengue, 21 de ellos habían recibido seis meses antes la vacuna experimental (TV003) diseñada por Stephen Whitehead y la Agencia Americana del Medicamento (FDA), científico y virólogo en el laboratorio de enfermedades infecciosas en NIAID. El resto, una inyección placebo. Así como el 100% de las personas del grupo de la vacuna quedaban totalmente protegidas, los otros 20 desarrollaron la infección (con síntomas leves: erupciones cutáneas o menor recuento de glóbulos blancos). Un modelo seguro del virusSi buenos son los resultados de esta inmunización, mejor es aún haber “desarrollado un modelo de evaluación para la vacuna del dengue”, enfatiza al comentar este artículo Joaquim Gascon, investigador de Isglobal y jefe del servicio de salud internacional del Hospital Clínic de Barcelona. La alta prevalencia de infecciones por dengue en zonas endémicas (más de 100 países de África, América, Mediterráneo Oriental, Asia Sudoriental y Pacífico Occidental) significa que muchas personas han experimentado la infección en algún momento y por lo tanto, puede tener inmunidad contra el serotipo infectante. “Un alto grado de inmunidad parcial en una población puede hacer que sea difícil evaluar la eficacia de cualquier vacuna candidata del dengue”, argumenta Anna Durbin, una de las autoras del estudio. “Debido a que no existen terapias específicas para la fiebre del dengue, es deseable disponer de un virus de exposición que cause síntomas leves”.Los investigadores trazaron una versión modificada genéticamente de un virus del dengue serotipo 2 aislado en el Reino de Tonga (Oceanía) en 1974. Dicho virus se caracterizaba por causar enfermedad leve. Se trata de un “modelo muy atractivo para introducir en pacientes sanos de forma fiable, sabiendo que los síntomas serán leves”, señala Whitehead. Según el especialista español, “este virus de exposición podría ser utilizado en futuros ensayos clínicos para probar, en un periodo relativamente corto de tiempo (seis meses), la eficacia inicial de otras vacunas candidatas contra el dengue, para determinar así si merece la pena continuar investigando en ellas o si hay que descartarlas. Modelos de este tipo se usan en otras enfermedades como la malaria”.Siguiente pasoResultados tan prometedores como los obtenidos en este ensayo clínico ponen de relieve lo eficaz que podría resultar esta inmunización en la prevención de dengue y, probablemente, sólo con una dosis. Ahora, la vacuna pasará a la siguiente prueba: ensayos más amplios en países donde el dengue es endémico. “A finales de este mes, nuestro equipo pondrá a prueba esta vacuna en Dhaka (Bangaldesh) y ya hemos comenzado un gran ensayo de eficacia en fase III en Brasil”, adelanta Kristen Pierce, profesor asociado de Medicina clínica e investigador de la Universidad de Vermont. “Los hallazgos de este estudio son muy alentadores, sobre todo para nosotros, que llevamos muchos años trabajando en candidatas a vacunas contra el dengue”, afirma Whitehead. Y también para el resto del mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha referido a la vacuna contra el dengue como una cuestión de alta prioridad, ya que aproximadamente el 40% de la población mundial -2,5 mil millones de personas- está en riesgo de contraer la infección, transmitida por mosquitos hembra de la especie Aedes aegypti y, en menor grado, de A. albopictus. El objetivo es reducir la mortalidad por dengue en un 50% y la morbilidad en un 25% de aquí a 2020 en los países endémicos. Aunque se trata de una patología de tipo gripal que raras veces resulta mortal (fiebre, dolor en las articulaciones, erupciones cutáneas…), cada año, unas 500.000 personas (niños en gran proporción) padecen la forma más grave de este virus -la fiebre hemorrágica- y requieren hospitalización. Aproximadamente un 2,5% fallecen, según datos de la OMS. El virus, en general, provoca 390 millones de infecciones anuales.En diciembre del año pasado, México, uno de los países en los que la infección por dengue es endémica, dio luz verde a la primera vacuna tetravalente preventiva, autorizada y comercializada ya contra el dengue, por el grupo francés Sanofi Pasteur. Hasta la fecha, pocos son los países que han seguido sus pasos, Filipinas y Brasil. Dos años de estudio con 40.000 individuos de 15 países diferentes demostraron que las personas tratadas tuvieron un 80% menos de riesgo de hospitalización por dengue y un 93% menos de probabilidades de evolucionar hacia la forma hemorrágica y más grave de la infección. El problema de esta inmunización es que no se puede utilizar en los niños menores de nueve años, que son precisamente las grandes víctimas de esta enfermedad, ni en turistas que viajen a zonas de riesgo. “Aunque esta inmunización supuso un avance muy importante, no es lo ideal y por eso distintos grupos de investigación están trabajando conseguir otras composiciones con mejores resultados”, puntualiza Gascon. Dado que en la actualidad no existe un tratamiento específico para esta enfermedad, las expectativas en la vacuna preventiva son altas, especialmente para proteger a los menores de cinco años. Además de esta vacuna de Sanofi, existen otras candidatas en distintas fases de desarrollo (II y III fundamentalmente) que cuentan también con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

FUENTE: EL MUNDO

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register