La clase media apela a la tarjeta para llegar a fin de mes

Las restricciones presupuestarias obligan a recurrir más a los plásticos para financiar necesidades básicas y desplazar algunos «gustitos». Los analistas advierten que el peor negocio hoy en día es no cancelar el resumen en un contexto en el que las tasas están por las nubes.

rante largos años el consumo interno fue el principal motor de la economía del gobierno K y el financiamiento vía tarjetas de crédito tuvo un rol fundamental.
Luego, con la llegada de la nueva administración macrista surgieron diferentes factores que modificaron de forma abrupta este escenario.

Principalmente por la caída del consumo, a raíz de:

1. La merma del poder adquisitivo.
2. Los acuerdos salariales que tardaron en llegar.
3. El mayor temor a perder el empleo, que retrajo las decisiones de compra.
4. Las altas tasas de interés que se pagan por algunas inversiones enpesos.

Estas cuestiones llevaron a muchos argentinos a tener que recurrir a las tarjetas para llegar a fin de mes, apelando al pago en cuotas incluso en las compras de alimentos.

«En el primer cuatrimestre los consumos se incrementaron un 50% interanual y el rubro supermercados fue el principal en nuestra facturación, por encima de otros como electrodomésticos, seguros, telefonía e indumentaria», revelaron desde Tarjeta Naranja.

Desde el sector supermercadista dan cuenta que entre febrero y abril el ticket en un pago promedió los $350 mientras que el financiado se elevó a casi $750. Es decir, algo más del doble respecto del primero.

En el público predomina particionar el gasto total en tres cuotas y hoy día en una de cada cuatro operaciones se recurre al plástico.
Por lo pronto, el rubro supermercados pasó a ser el gran protagonista a la hora de compra con tarjetas.

«Desde un tiempo a esta parte, cada vez es mayor la cantidad de clientes que pide financiamiento», coincide en afirmar el ejecutivo de un hipermercado de primera línea.

«Esta situación, que hacía años no se veía con tanta frecuencia, refleja que la plata no alcanza y que la tarjeta se está usando más para cubrir necesidades básicas que para darse algunos gustitos en el shopping», completa.
Además, se observa un cambio en algunas variables que inciden sobremanera sobre este mecanismo de financiamiento. En particular:
– El adelanto de consumos que «cargó» de cuotas a las tarjetas.
– El aumento en los costos anuales de renovación.

– La suba de las tasas de interés, que eleva los cargos por saldos impagos.
No hay analista de mercado que no recomiende cancelar el resumen de la tarjeta a fin de cada mes.
Es que las empresas de tarjetas de crédito subieron en marzo hasta 5 puntos porcentuales las tasas que cobran los comercios por pagos en cuotas, a raíz del alto costo del dinero que impone el Banco Central.

Ya la tarjeta no es para darse unos gustitos en el shopping sino para algo más básico como lo es llenar la heladera.(FUENTE IP)

0 Comments

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register