DIME EN QUE TRABAJAS Y TE DIRÉ SI SOS INFIEL

La infidelidad no distingue de géneros ni de edades. Tampoco de profesiones. Precisamente nos ocuparemos de este último ítem. Lógicamente las personas pueden tener su costado “engañoso” más allá de la profesión a la que se dediquen, pero algunas se vuelven más propensas que otras.

Según un estudio que realizó Veronique de Miguel, profesional española especializada en parejas y es editora de sitios web de relaciones de matrimonios, el grupo más propenso para la infidelidad es el de la salud. Los médicos y enfermeras, con tantas horas compartidas en el trabajo en un ámbito negativo como los problemas de salud, hace que se vuelquen compensaciones para liberarse. Pero no son los únicos…

1- Profesionales de la Salud. Médicos, enfermeras, internos, paramédicos. Conviven muchas horas, guardias, todo lleno de adrenalina. La muerte incita impulsos vitales. En medio de dolor y crisis, la mente y el cuerpo buscan la compensación más rápida para liberarse. Espacios como consultorios, horarios nocturnos, hacen que la tentación esté servida.

2- Profesionales en medios de comunicación. Periodistas, escritores, editores, relaciones públicos, camarógrafos, técnicos, ejecutivos, directores y productores de TV y diseñadores. La creatividad, el glamour, los viajes, escenarios inusuales, las muchas horas compartiendo proyectos, hacen que personas afines y expansivas se rocen todo el tiempo.

3- Músicos, fotógrafos, modelos, actores. Giras, fans, fama, situaciones fáciles y muy lejos de casa. Pierden el contacto con la realidad familiar y necesitan alimentar su ego y el hueco que deja viajar mucho. Esas aventuras son una desesperada necesidad de calidez y afecto sólido y verdadero.

4- Abogados, ejecutivos y secretarias. Juntas, reuniones, clientes, pleitos. Libertad horaria, tiempos y estrés como para caer en la tentación. Juegan con el poder socioeconómico de su estatus laboral para mostrar toda su sensualidad. Las secretarias son indispensables ya que conocen preferencias e intimidades. Y se da el juego erótico del poder/sexo.

5- Psicólogos. Unidos a sus pacientes por contactos lógicos, no deben involucrarse con ellos. Pero los pacientes suelen desarrollar un vínculo emocional y dependiente muy fuerte con ellos. Y terminan endiosados y enredados con las historias a tratar. La libido se dispara porque el contacto con el aspecto humano más oscuro es la constante de su vida diaria.

6- Pilotos y azafatas. Se ausentan de casa regularmente , comparten destinos con compañeros en hoteles, fuera del ámbito familiar. Su vida sexual es turbulenta e irregular en cuanto a la continuidad. Les resulta muy difícil poder mantener una vida hogareña.

7- Personal trainers y deportistas. La estética, el ejercicio y el contacto físico cercanos hacen propicio un encuentro erótico mucho más fácil que en otros l ugares. Si además el deportista gana millones de dólares (algo que no se puede soslayar), el atractivo instantáneo está servido.

8- Profesores. El contacto diario con padres y colegas díario, pueden provocar atracciones. Reuniones y celebraciones relacionan a pares que se atraen intelectual y físicamente.

9- Turismo, hotelería y transporte. Son profesiones con un trato continuo con personas diferentes, que exigen largas jornadas fuera del ámbito familiar y quedan expuestos a fantasías que pueden llevarse a cabo.

0 Comments

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register