ESTAFADOR DE VILLA DOLORES, AHORA ENFRENTA CARGOS POR ASESINATO DE LA SUEGRA.

Federico Martín Goris, fue el dueño de la empresa dolorense El gourmet catering, la misma que fue denunciada por estafa luego de un gran revuelo que se desató en nuestra ciudad cuando un grupo de egresados había contratado a esta empresa para su cena de fin de año. El empresario al parecer sé “mudó” a la ciudad de Córdoba donde hoy vuelve a ser noticia en los policiales. Una serie de indicios lo comprometieron. Y una serie de pruebas científicas podrían terminar de cercarlo. Se trata de Federico Martín Goris, un joven de 28 años, desempleado, quien está detenido acusado de ser quien el lunes último asesinó a puñaladas, con una tijera, a su suegra: Gladys del Carmen Gutiérrez, una jubilada de 64 años, quien fue encontrada sin vida en su casa de Los Paraísos, un tranquilo y tradicional barrio de clase media ubicado al norte de la ciudad de Córdoba. El cadáver, además, tenía quemaduras en abdomen y cabeza.

¿Qué indicios comprometen al yerno? Contradicciones e incongruencias en su relato, su camisa lavada, pero con restos de sangre, y lesiones en sus brazos, similares a arañazos, entre otros aspectos.

¿Qué pruebas podrían acorralarlo? Básicamente, las de ADN que ordenó el fiscal.

Los forenses analizan material extraído bajo las uñas de la jubilada. Si se comprueba que es piel y si se determina que el perfil genético es compatible

con el del yerno, la suerte de Goris podría quedar echada. Además, se quiere determinar si los restos de sangre que el muchacho presentaba en su camisa eran de la mujer. De forma paralela, nadie vio entrar o salir a delincuentes de la casa.

El drama sucedió entre la siesta y el atardecer del lunes en una vivienda de Arquímedes 2869. En la casa de dos pisos, Gladys vivió sola hasta marzo pasado. Hace seis meses, se instaló Federico Goris, el yerno, junto a su pareja, María Gutiérrez (37), hijastra de la jubilada. La pareja tenía un hijo en común. María era madre, a su vez, de otros tres niños de una relación anterior. Según relataron vecinos, y confirmaron fuentes del caso, la pensión como ama de casa de la jubilada era el único ingreso económico en esa vivienda. El lunes a la mañana, Gladys fue vista viva por última vez. Había salido a hacer compras. “Era una mujer muy buena. No tenía problemas con nadie”, se lamentó ayer Daniel, un vecino. “Nunca pensé que iba a pasar esto en mi barrio…”, exclamó una mujer.

Muerte e hipótesis

Pasadas las 18 del lunes, el yerno llegó a la casa, junto con su hijastro de 9 años. Rato después, el muchacho llamaría por celular a su pareja, quien se encontraba en el centro, para decirle que Gladys estaba muerta.

“El hombre no llamó a la Policía de inmediato. Fue su mujer quien lo hizo”, precisó un investigador. Cuando los policías arribaron, hallaron el cadáver de la jubilada en su cuarto. Estaba vestida y tenía al menos cuatro puñaladas en el abdomen. Además, presentaba quemaduras en la cabeza y parte del tronco. Sin embargo, la casa no estaba incendiada. Se sospecha que el o los asesinos

quisieron quemarla en una pelea o para borrar pruebas. Goris estaba fuera de sí. Su camisa, lavada, presentaba manchas de sangre. Sus brazos evidenciaban arañazos. Según las fuentes, el joven dijo que vio a unos “hombres que escapaban por la parte trasera de la casa”. Esto no fue corroborado por los vecinos de atrás.

La hipótesis de un robo está descartada. “No se nota, a priori , faltantes ni desorden en la casa. Las aberturas estaban sanas”, confirmó el fiscal Cristian Griffi, de Violencia Familiar, tras hacer una inspección en el domicilio.

“¿La hija de la víctima? Se evalúa su situación. Todo es objeto de análisis”, cerró el fiscal.

Goris quedó imputado por homicidio. Vecinos le dijeron a la Policía que “a menudo se escuchaban gritos y peleas” en la casa. El fiscal dispuso que el niño de 9 años, que supuestamente entró en la casa de la jubilada con Goris, declare por cámara Gesell. Se quiere determinar qué vio y escuchó este chico.

¿Cuál habría sido el móvil del crimen?

La tenencia de la casa o una pelea por dinero De haber sido el yerno de la jubilada el autor del asesinato, “Sabemos que había discusiones por el dinero… El joven estaba desempleado y su pareja no tenía trabajo estable. Quizá hubo una pelea o recriminaciones que terminaron mal. Y luego se trató de disfrazar el cuadro”, especuló un investigador. Otra fuente del caso conjeturó que quizá “el problema” haya que buscarlo en la tenencia de la vivienda. Se trata de una casa de dos pisos que había sido heredada por la jubilada. Otros familiares de la víctima podrían echar luz sobre el caso.
electron

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register