PUNTO DE VISTA ¿DÓNDE ESTÁ LO ILEGAL?

A través de una ley complementaria del Código Penal de la Nación, las carreras de galgos pasarían a ser ilegales. Esta Ley estaría interpretando que las carreras de galgos son constitutivas de actos de maltrato o de crueldad respecto del trato con los animales (Ley Sarmiento), al margen de que fija penas específicas de tres meses a cuatro años de prisión y multa de cuatro mil a ochenta mil pesos.

Hace más de un año tuvo aprobación en el Senado de la Nación.

Sin dar fundamentos, el señor Presidente de la Nación dijo en sus cuentas de redes sociales: “No a las carreras de galgos, para evitar que se siga lucrando con el sufrimiento de los animales”

Los legisladores que están por la aprobación de la ley dicen que hay maltrato.

Pero a poco que se escuchen las voces encontradas entre los que aceptan las carreras y los que no; habría que analizar, con el cuidado que parece no tuvieron los encargados de legislar, cuáles son los fundamentos para transformar en ilegal lo que antes se consideraba legal.

Los que se inclinan por la primera postura, dicen que los perros de carrera viven hacinados en jaulas, privados de afecto, transportados en baúles o jaulas, estimulados con drogas y castigados.

Si esto fuera así, no hace falta dictar esta nueva ley, porque esos hechos encuadran exactamente en la mencionada Ley 14346 de 1954. Sólo faltaría que se aplique como corresponde.

Al margen de ello, los detractores no dicen que correr a alta velocidad sea un hecho perjudicial para los perros, como no se entiende tampoco que ello ocurra respecto de los caballos, por ejemplo.

Desde la otra postura se dice: no hay abusos contra los perros, no se los droga, que esa raza corre por naturaleza y que no se les pega como se les pega a los caballos para que aumenten el rendimiento.

Desde esta síntesis, queda claro que en ningún momento aparece como argumento de la prohibición y fundamento de la misma, (maltrato) que el perro corra competitivamente. No lo expresan públicamente los legisladores, al menos en lo que se publicita, ni las partes encontradas.

Por ello, estando en vigencia la Ley 14346 mencionada, se dictan leyes nuevas que se superponen claramente, por un evidente desconocimiento del derecho y de la función legislativa.

Y si no aparece el estigma del maltrato, la solución está en reglamentar cada actividad, para evitar los excesos que puedan causar daños a los animales, y lo que es fundamental, ordenar el accionar de los órganos del Poder Ejecutivo encargados de mantener el orden cuando se infringen las leyes.

JORGE SAPPIA OBREGON

electron

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register