BAJEZA POLÍTICA Y DESNUDEZ IDEOLÓGICA.

Cada vez se transparenta más que el voto peronista cedido a Macri fue producto de una interna que usó al PRO, no por convicción, sino para sacar del medio a un sector propio, es decir voltear el Kirchnerismo de Cristina.

Hoy se empiezan a debatir dos temas fundamentales: Emergencia social e Impuesto a las ganancias, como consecuencia de que el sistema de Cambiemos se colapsa, como dijo el massista Lavagna, o están dadas las condiciones para un desborde social, según opiniones desde el Vaticano, que por el momento frena el tridente cegetista.

La entrega del poder a Macri ha resultado un “juego” nefasto que trajo perjuicio a los pobres y,obvio, a favor de los ricos.

Lo que reclama el peronismo es justamente lo que ofreció encabezado por Macri en las campañas electorales, es decir, todo lo que dijo el Presidente y mintió, en relación al impuesto a las ganancias, a las retenciones, a la pobreza, a la protección de la industria argentina etc.

Y así, está a la vista que los aliados del PRO ganaron su propia interna a costa de los trabajadores.

Hoy se pelea por disminuir un impuesto que financieramente no es un impuesto, y que consiste en gravar los sueldos de los trabajadores y de los jubilados.

Macri filosofó durante toda la campaña con que no habría más ese tipo de ajuste de los sueldos, y hoy hace todo lo contrario en contra, no sólo de sus promesas, sino de la conceptualización que corresponde al impuesto a las ganancias. Y el peronismo que ya no filosofa sobre el tema, lo mantiene con la justificación de que se disminuirán las alícuotas según el monto de los sueldos.

A todo esto el gobierno sigue su marcha implacable a esta altura del año, porque ya no habrá tiempo para resolver sobre estos dos aspectos (Ganancias y emergencia social).

Para tratar sobre tablas ( es decir sin despacho de comisión) no habría mayoría, porque se necesitan los dos tercios de los diputados presentes. Ello implica que no habrá tiempo para legislar. Cambiemos está en condiciones de impedirlo con 87 diputados, ya que Massa tiene 129, por lo que necesitaría aproximadamente 172 para sesionar con urgencia. Pero si Cambiemos lograra aprobar la ley del impuesto en Diputados, pocas posibilidades tendría de mantener los porcentajes, en perjuicio de los que tienen menos recursos, ya que este impuesto es coparticipable con las provincias en un cincuenta por ciento y

entonces, la influencia en el Senado de los gobernadores sería definitoria, a favor del proyecto del gobierno.

De más está decir que con respecto al proyecto de crear un millón de empleos a cargo del Estado y de subir un 15 % las asignaciones, tampoco habrá posibilidades hasta marzo, por lo dicho con respecto a las mayorías y porque Macri no llamará a sesiones extraordinarias.

La verdad de las cosas y de las conductas, parecen relucir en un fin de año que encuentra a los ricos, más ricos y a los pobres más pobres, por una política neoliberal que está impuesta por neoliberales, a causa de que, paradójicamente, fueron elegidos por los que votaron por el cambio venturoso y a cambio les achicaron sus propios bolsillos.

Cambiemos ofreció el cambio. Después cambió el discurso electoral y ahora la oposición creada, cambia para volver por el camino de equidad que había instalado Cristina.

JORGE SAPPIA OBREGON
jorge-sappia-obregon-copy

electron

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register