LA CAIDA DE UN GIGANTE Y LA TRISTEZA DE UN CREADOR.

Era el mes de febrero del año 1992 cuando el entonces Intendente de Villa Dolores, Juan Manuel Pereyra, ponía en práctica la idea renovadora y acorde a la política progresista de su gobierno, transformada en una gran fiesta a la que llamó: Festival Nacional de la Papa.

El principal objetivo era resaltar la labor del hombre de campo a través de la producción de papa. Pereyra, quien fue el creador del mayor festival de la ciudad y la región, lo soñaba grande, inspirado quizás en la consideración general de que esta ciudad es la capital nacional de la papa, ya que está rodeada por la zona de producción agrícola donde se desarrolla su cultivo por las bondades especiales de riqueza en el suelo y un clima propicio que facilita sembrar el tubérculo dos veces al año y recoger la cosecha en diciembre y junio. La Gran fiesta de la papa es el festival autentico e identificatorio de nuestra ciudad y reconocido como festival nacional. El mismo desde sus orígenes convocó a miles y miles de personas y a importantísimos números artísticos nacionales, que esa ha sido la premisa del fundador y la meta de la fiesta.

Que cada año sea mejor y que cada verano se propague más el evento debe ser responsabilidad de quienes organizan en nombre de todos los dolorenses. Hoy se dio a conocer el programa oficial de la fiesta y a los pocos minutos estallaron las redes sociales y algunos medios de comunicación con mensajes de vecinos (los verdaderos dueños) sobre la pobreza y la mala elección de los números artísticos. Unos días antes ya se había presentado la tradicional rifa de la papa, cuyo premio siempre fue un automóvil 0 km. Y este año la ilusión de muchos de subirse al auto de la papa ha desaparecido, ya que el premio fue cambiado por varios premios de menor interés y costo. La celebración que resalta cada año las actividades agrícolas que representan el sustento de muchos hogares del municipio, tanto desde el punto de vista alimentario como económico sé ve claramente diferente a la gran fiesta que se espera.

Un gran festival necesita tener piezas elementales de atracción como grandes figuras para que realmente tenga impacto, se debe dirigir a los públicos específicos y se deben hacer pruebas de medición para analizar la respuesta de la gente.

Si no se invierte tiempo, trabajo y la idoneidad suficiente, se corre el riesgo de que la gente perciba que lo que se ofrece es poco interesante y como organizado a los apurones. Es un festival que nació gigante y no se debe dejar caer. (HORACIO SOSA PARA VDX)
electron

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register