Por qué se venden más autos pese a la caída de la industria

Sin diciembre, en 2016 ya se patentaron más vehículos que en todo 2015. El sector, sin embargo, presenta evidentes signos de estancamiento en términos de producción y rentabilidad. Las razones de este fenómeno paradigmático

El sector afronta una paradoja. Sin contar diciembre, los patentamientos de 2016 ya superaron las cifras de todo el año pasado. En 2015 se vendieron en total 643.668 nuevos autos. Antes de que terminara noviembre, los 0KM habían sobrepasado el umbral de las 650 mil operaciones. La conclusión es matemática: se vendieron más autos en lo que va del año en comparación al período anterior. Pero las estadísticas de valor positivo se manifestaron en una coyuntura política-industrial en crisis: el rubro automotor presenta una retracción interanual del 19,1 por ciento.

La ambigüedad es patrón nacional: en Argentina se venden más autos pero se fabrican menos. Hubo un descenso del 14% en la producción de las terminales automotrices radicadas en el país por el impacto de la crisis económica brasileña y un desplome del 30% de las exportaciones. La ecuación transitiva de 2015 a 2016 contrasta un profundo debilitamiento en la matriz del sector: el derrumbe en la producción provocó a su vez que cayera la rentabilidad de toda la industria.

La comercialización de 58.078 vehículos en noviembre evidenció un crecimiento del 13,9% en comparación con el mismo mes de 2015, cuando se habían patentado 50.976 unidades. En virtud al aporte mensual, el acumulado en lo que va del año asigna 667.495 nuevas ventas, un caudal que consolida la suba porcentual contra el acumulado del año pasado en el que se habían registrado 612.440 patentamientos hasta la fecha. Dante Álvarez, presidente de ACARA, analizó el panorama y proyectó cómo reaccionará el mercado: «El porcentaje interanual ratifica el crecimiento que nos ha venido acompañando prácticamente a lo largo de todos los meses del año. El año se estará cerrando con un piso de 700.000 unidades lo que ha superado bastante las expectativas que habíamos proyectado a principio de este 2016. Creemos que esta tendencia continuará durante los primeros meses del año próximo».

Las razones de este fenómeno replican directamente en el desequilibrio financiero de Brasil. Su crisis estimuló la entrada al mercado argentino de cuantiosas unidades, con un elevado stock y precios más competitivos. La maniobra del gobierno en suprimir las trabas aduaneras y liberar el dólar, dos medidas que reclamaba la industria, proporcionaron la intensa competencia de los productos importados. Se desató, en efecto, una «guerra de precios» que pronto se diseminó en todo el espectro automotor.

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register