GLORIA

Acaba de festejar en una reunión multitudinaria, su primer año de gobierno.

Se encontró con un municipio que ya no tenía el apoyo nacional porque “El Soberano” eligió como presidente al ingeniero Mauricio Macri.

Su prolija administración está a la vista, y se compadece con los ingresos que puede tener una Municipalidad como la nuestra, cuando los apoyos provinciales o nacionales no llegan. Esto no sorprende, es una constante en la Argentina, porque las “ayudas” vienen cuando el color del “cristal” de los pueblos coincide con el color del “cristal” de los gobernantes. Esto, paradójicamente, crea antes que una unidad monocromática, una unidad que sólo tiene como base, desde arriba, intereses espurios.

Gloria, con la valentía y la sinceridad que más caracteriza a las mujeres políticas que a los hombres políticos, ha dicho que justamente, la política debe tener como fundamento único, la unión total y absoluta de los dirigentes a lo hora de pensar en programas de gobierno, para que se cumpla lo que no se cumple, que es respetar la Constitución Nacional actuando para todos, sin distinción de ideologías. Mientras tanto gestiona…

Esto que todos declaman, la mayoría no cumple, dejando en claro que los principios y garantías establecidos jamás, o casi nunca, llegan a la mente obtusa de los que hacen un proselitismo deshonesto desde el poder.

Cuando Cristóbal Colón llegó a las supuestas “Indias”, utilizó los mismos mecanismos para comprar a los indios con la intención de apoderarse, como lo hicieron, de estas tierras ajenas, que éstos poseían por derecho propio, desde siempre.

Así, con lo que era una insignificancia como los “espejitos”, se fue engañando a los pobladores indefensos que poco a poco fueron diezmados, no obstante lo cual, hoy no son considerados como víctimas de los genocidios. Atropellos y genocidios, desde la apropiación de los bienes y desde la “apropiación” de la vida.

Por eso, las ansias de poder subvierten los valores, y lo que debiera tener en cuenta la acción dirigida hacia “el otro”, es dirigida hacia adentro, se piensa en sí mismo, no en los demás, lo que aparece como un imperativo categórico del hombre elegido por el pueblo. Las conductas están todas emparentadas con esa filosofía, y en épocas de crisis en donde los dineros del pueblo no deben ser despilfarrados, sino extremadamente cuidados, se utiliza una metodología asistemática, con gastos que no responden a planes diagramados. La transferencia de fondos que vienen de la Nación o Provincias, ignora a la autoridad local, con una intromisión poco ética que obvia al órgano natural; por ejemplo: la

Municipalidad. Así se llega, con el sello de Nación o Provincia, con la infaltable presencia de dirigentes con nombre y apellido, in situ (“casa por casa”)

Son campañas proselitistas discriminatorias, solventadas con el dinero del pueblo y además, invadiendo jurisdicciones municipales que son las que naturalmente, por lógica, deben administrar con mayor eficacia los beneficios a favor de los ciudadanos.

Estas acciones partidarias tienen un doble costo, porque lo que puede llegar sin gastos de traslado, llega con la tropilla VIP que los luce, sin que se cubran con el bolsillo de los emisarios.

Que la gente tome reflexiones de GLORIA, en este sentido, para iniciar una concientización que impida el aplauso injusto, cuando llegan los “espejitos”.
JORGE SAPPIA OBREGON
electron

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register