EL IVA NO SE PAGA

EL IVA NO SE PAGA

En las antiguas civilizaciones, como la egipcia y ateniense, existía ya un impuesto a las ventas. En términos generales, el IVA es un impuesto nacional a los consumos. Usted compra un producto y al valor que le pone el comerciante se le agrega el 21 %. Ese 21%, se debe retener y pasa a las arcas del Estado.

El IVA grava también la enajenación de bienes muebles, la prestación de servicios y la importación de bienes. En el mundo el IVA alcanza un promedio del 12 % anual, aproximadamente.

El Estado no recauda lo que corresponde, fundamentalmente por el alto nivel de incumplimiento, es decir por la evasión. Eso significa que en los negocios lo cobran, no le emiten la boleta o factura legal, reemplazándola por un papel cualquiera, y se quedan con lo recaudado, lo que constituye defraudación.

El Gobierno tiene los medios para percibirlo, aunque no haya constancia de las ventas, porque la evasión se determina sobre la base presuntiva, es decir, en base a lo que surge de la investigación de las ventas y compras. Y esto es lo que omiten hacer, ilegalmente, los funcionarios encargados del control.

Este introito, sirve para conocer un poco más porqué corresponde pagar este impuesto?. Por ejemplo: cuando Ud. formula un pedido al mozo de turno en un bar, debe recibir una factura legal para que el comerciante quede obligado a enviar el 21, %, al organismo de recaudación.

“Tradicionalmente”, el Estado argentino no ha perseguido el cobro del impuesto, lo cual constituye una falta grave de la administración que roza el incumplimiento de los deberes de funcionario descripto en el Código Penal Argentino como delito. Por eso la evasión se hizo una costumbre, sin punibilidad, y por ello es escaso el porcentaje recaudado, comparado con lo que se evade. Repito, el consumidor lo paga y el comerciante se apropia de lo que es del Estado, ya que no lo factura legalmente.

Ahora el Gobierno, de pronto y sin aviso, en un ataque de honestidad demagógica, allana negocios que no facturan. Pero si antes no cumplía dando la imagen de permisión ilegal, debió publicitar que ahora ha dejado de infringir la ley y ha decidido mandar a sus “sabuesos” a controlar y sancionar a los evasores.

Queda claro que es como una especie de juego sucio (estilo trampero) en contra de los contribuyentes. Si no se exige porque ya es una costumbre no pagar, de pronto, como si fuera una puñalada por la espalda, se intenta legalizar el accionar con algunos, en algunos lugares.

No sería mejor modificar la legislación y bajar el IVA al once por ciento y publicitar que se va a perseguir a los que no cumplan, incluidos los consumidores a quienes hay que obligar a que exijan las facturas ?. Al mismo tiempo damos un paso adelante, para evitar la inseguridad jurídica. Como los legisladores parecen ignorarlo habría que decirles, que de esa manera, disminuyendo el porcentaje a la mitad, si todos cumplen, aunque sea “manu militari”(por la fuerza), la recaudación va a resultar netamente superior. (Los compradores pagarán menos, el Estado, cumplirá con las leyes y recaudará más) Esto es solo una reflexión. Si la quieren internalizar, internalicen nomás y si no, no… en este último caso, que sigan ignorando la Ley

Tributaria y la Ley Penal para ser supuestos autores, cómplices y encubridores de delitos por omisión que se cometen contra el Estado, cubiertos por un paraguas de impunidad nacional. Por si no lo saben, si todos pagan se recaudarían catorce billones de pesos más, que es el monto producto de la evasión.

Esto muestra, por desidia, por compromisos, por demagogia, o por ignorancia, fijan el porcentaje al 21 %, que sólo pagan los honestos, festejan los morosos, recaudan menos y se favorecen los empresarios.
JORGE SAPPIA OBREGON
electron

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register