EL PERIODISTA DEL PUEBLO QUE ABRIÓ LAS ALAS A LOS AIRES DEL MUNDO

Hubo en un tiempo un maestro del micrófono y del periodismo que fue el gran Williams Alem, él tenía esa magia que le da la imaginación del oyente, cuando enfrentaba un micrófono poniéndole alas a las palabras. Su voz viajaba por el espacio y sus palabras eran la compañía de quienes lo elegían y compartían su tiempo y sentimientos. Williams seguramente ha sido maestro de muchos que quisieron seguir su ejemplo, pero el alumno más locuaz, más cercano y quien siguió sus pasos, fue sin lugar a dudas Roberto Fontanari. Un muchacho del barrio, de la cancha, de la esquina, de la escuela, de la plaza, alguien que tiene verdadera alma de periodista, es deportista además y corista de las canciones de moda. Egresado de la universidad de Williams, que es la universidad de la vida. Hoy desde estas páginas vamos a homenajear a este artesano vocal, que es el periodista del pueblo, de nuestro querido pueblo, y destacar lo que significa ser un periodista en una localidad chica, aquí Roberto es quien sabe graficar en una crónica lo que está pasando en la comunidad siendo uno más de ella. Fontanari para los transerranos es el periodista de pueblo y ser eso demuestra un orgullo reciproco entre quienes lo sienten y quien lo percibe. Aquí en nuestro Villa Dolores ser el periodista de todos es trabajar con pocos medios y sin una recompensa económica significativa para promocionar lo mejor y señalar lo peor de una pequeña sociedad. Nuestro periodista es aquel que se cruza todos los días con quienes son denunciados en sus crónicas, convive con ellos y está más expuesto a las represalias. Roberto es aquel que puede hacer una crónica sobre economía política, pero a los pocos minutos tiene que hacer una nota sobre un desfile de modas y poco después encara otra crónica sobre el partido de fútbol del domingo en la cancha del barrio. Es el que tiene que escribir o narrar con las mejores palabras a mano una situación en la que conoce a sus protagonistas, sus secretos, sus opiniones y hasta los familiares de los involucrados. Periodista de pueblo es el que va a la radio, toma mate con el operador y, si hace falta, agarra la escoba y barre el estudio. Periodista de pueblo es el que no duda en involucrarse en los problemas de los entrevistados y, si puede, da una mano. No es fácil ser periodista de pueblo, pero tiene grandes satisfacciones. Que una vecina te caiga a la radio con una porción de torta o un pedazo de tortilla de papas, o que el artista o el deportista se acerquen a agradecerte la nota o la referencia. Periodista de pueblo es una profesión muchas veces bastardeada pero siempre necesaria en nuestra sociedad. ROBERTO FONTANARI para los dolorenses es el verdadero periodista del pueblo y hoy, al igual que Williams, abrió las alas para volar más alto y con más magia. El orgullo de toda una comunidad que ha visto crecer a este joven del Barrio Jardín y que lleva en esa vocación de informar, la entrega, dedicación, compromiso y respeto que refleja y aporta con dignidad a cada cosa que hace. Hoy, nuestro periodista del pueblo está en la cadena radial más importante del país, se ha ido con los grandes sin olvidarse de los orígenes. Y hay que reconocerlo y festejarlo, es uno de los nuestros el que está allá, el pueblo se ha hecho periodista en la gran ciudad a través de él. Sin envidias ni celos, es un vecino nuestro al que como a tantos les está yendo bien y eso Merece sin lugar a dudas nuestro reconocimiento.
electron

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register