SI PASA, PASA

Esta frase surge de los hechos que protagoniza este Gobierno que gobierna según el “qué dirán”, o para evitar que haya movimientos populares que están en camino, porque no aceptan el accionar confuso y mentiroso de Macri. Surge también de los dichos de algunos funcionarios, como el Ministro de Educación de la Nación Esteban Bullrich, quien muy suelto de cuerpo, al lado del Presidente y con aires (por no decir ventarrones) de suficiencia, explica cual es la metodología que aplican para avanzar en sus proyectos de ajuste y de toda medida que afecta a los más necesitados. Este Ministro decía que la estrategia era tirar varias opciones. Lanzan por ejemplo doce proyectos, los gremios focalizan uno y se olvidan de cuestionar los otros, que saben que no pueden ser admitidos, porque todos rondan por los ajustes a los pobres. Mientras tanto los proyectos relegados, de a poco, van entrando subrepticiamente.

No advierte el funcionario propio de una dictadura corrupta, que eso es un engaño al pueblo con cierta connivencia gremial, y encima lo refiere como si fuera un accionar meritorio para gobernar un país. Es una clara demostración de deshonestidad y de incapacidad política de un hombre de confianza del Presidente, quien acepta silencioso, a su lado, este tipo de conductas criminales.

En su interesante discurso absolutista y bajo de contenido o mejor, sin contenido válido, dirigido a los docentes, tuvo expresiones por las que hay que premiar al que lo entienda: “El problema es que nosotros tenemos que educar a los niños y niñas del sistema educativo argentino para que hagan dos cosas: 1) los que crean estos empleos. Los que aportan esos empleos. Generan, que crean empleos, y 2) o crear argentinos que sean capaces de vivir en la incertidumbre y disfrutarla. Que sepan que no saber lo que viene es un valor. Si alguien no lo entendió, que lo traduzca el ingeniero Macri.

Cambiando de tema, lo mismo ocurre con el Correo Argentino de Franco, Mauricio & hijos.

Según el Presidente, mandado por su asesor extranjero Durán Barba, pintor de blanqueo de cerebros crédulos, dio marcha atrás por decreto y dejó de perdonarse la suma de setenta mil millones de pesos, pero ello no implica que haya renunciado, porque el problema subsiste en la justicia para más adelante, aunque haga creer que ha desistido de esa suma. Para los que no conocen el tema desde el punto de vista jurídico, Macri no ha renunciado a cuestionar la deuda; durmió el conflicto hasta que soplen mejores vientos que ojalá nunca lleguen, para bien del país.

Esa deuda sigue queriendo evadir la familia Macri, y de paso (para la tribuna) le echan la culpa al gobierno anterior. Lo cual es difamación porque chicanearon años enteros, entre otras argucias, mentiras y concursos preventivos.

Como colofón tenemos que el Presidente ante la repulsa popular, derogó el decreto y salió a decir con orgullo, que este es un gobierno que reconoce los errores “espontáneamente”. Agregó, además: si me perdoné setenta mil millones de pesos y me volví atrás, estoy demostrando que soy un Presidente que si en algún momento cometió un desliz, ahora con un gran sacrificio, retrocedió. Cabe destacar que en la intimidad familiar le dijo a Franco: Perdón papá me apresuré con el decreto. La idea era sorprenderte el tercer domingo de junio. (Día del Padre)
electron

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register