POGGI SERÁ EL CANDIDATO DE MACRI PARA ENFRENTAR A LOS RODRÍGUEZ SAÁ.

El peronista acordó con la UCR para disputar la banca del Senado. Se cruzará con el Adolfo.

Mauricio Macri visitó este viernes San Luis para terminar de bendecir el acuerdo con el peronista Claudio Poggi que será candidato a senador por Cambiemos y enfrenará a Adolfo Rodríguez Saá, su ex jefe y la figura política más relevante de San Luis.

Por esa razón, el Adolfo sufre las presiones de su hermano el gobernador para que vaya por su tercer mandato en el Senado y evite la primera derrota de su espacio.

Poggi fue su gobernador entre 2011 y 2015 pero ni Adolfo ni Alberto Rodríguez Saá les agradó que tomara perfil propio y los superar en imagen positiva. Pronto comenzaron los roces.

Poggi es el primer desafío político serio que enfrentan los Rodríguez Saá, situación que está empujando al Adolfo a competir por tercera vez por una banca en el Senado, pese a que quería retirarse.

Alberto prefirió relevarlo y enviarlo como diputado nacional, donde no tardó en forjar una relación cercana al Gobierno de Macri, que nunca pudo llevarse bien con los Saá, molestos por no ser incluidos en ningún plan de obra pública nacional.

La relación terminó de romperse para siempre esta tarde, cuando Macri fue a un centro de jubilados de San Luis y Alberto ni siquiera se dio una vuelta para saludarlo o mínimamente a recibirlo en el aeropuerto.

Frigerio nunca pudo dominarlo y tentó para sumarse al Gabinete a Poggi. No aceptó, pero sí estaría dispuesto a calzarse el buzo de Cambiemos en las elecciones, aun cuanto tiene mandato hasta 2019 como diputado.

No es una apuesta arriesgada: de mínima, conseguiría la banca por la minoría, que hoy tiene el kirchnerista Daniel Pérsico.

La apuesta de la Casa Rosada es juntarlo con los radicales, que de mínima exigen la reelección como diputado de José Riccardo.

Adolfo Rodríguez Saá encabezará la boleta del peronismo.

Volverá a intentar un lugar en el Congreso Walter Ceballos, recordado por juntar los votos para acordar con el PRO en la Convención de Gualeguaychú, refugiado en el Ministerio de Defensa como tantos radicales.

Cerca de Poggi se entusiasman con sondeos parejos y creen que si no tiene una chance clara de ganar Adolfo no arriesgará su prestigio y se retirará de escena.

Su furia con el Gobierno es cada vez más evidente: hace tiempo que no asiste a la bicameral que evalúa decretos y cuando lo hace vota en contra.

Conscientes de que su reinado está decayendo como nunca, los Rodríguez Saá volvieron este año a enrolarse en el Partido Justicialista, donde hoy tiene una vocalía el diputado Luis Luisquiños.

La peronización le permite a los Rodríguez Saá abrazar al kirchenrismo puntano, representado en el intendente de la capital, Enrique Ponce, su rival predilecto antes de iniciado el duelo con Poggi.

Hábiles, buscan dejar claro que el antikirchnerismo es parte del pasado, aun cuando ningún poder provincial se enfrentó a Néstor y Cristina como ellos.
electron

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register