DESFORESTACIÓN

Si se acude al pasado legislativo, aparece la actual Ley en vigencia, de ORDENAMIENTO TERRITORIAL DE LOS BOSQUES NATIVOS (LEY N° 9814).

Esta Ley, sí era de evidente protección de los bosques, pero la falla fundamental fue la falta de control para su cumplimiento por parte del Gobierno de la Provincia (Schiaretti). De nada valió una ley estricta, de protección real, si no se aplican las sanciones por su incumplimiento. Desde su promulgación, se produjeron los hechos más graves en cuanto a la desaparición de bosques nativos. El objetivo era aprovechar la tierra para cultivos. En esas circunstancias, los gobiernos no instrumentaron las medidas para evitar las consecuencias de esos gravísimos hechos producidos en la más absoluta impunidad. Y ahora Schiaretti es consecuente con una ley nueva que va a derogar la ley 9814, (Gobierno de De la Sota) para permitir que los campos sean tabla rasa en perjuicio del bosque nativo.

Las lucha entablada por la Coordinadora en defensa del Bosque Nativo de Córdoba, nuclea cerca de cien organizaciones y hay referentes como “Doña Jovita”, que van contra la reforma de la Ley de Bosques, y están ejerciendo presiones de todo tipo, incluso con la exigencia de que se cumpla con el art. 19 de la Ley General del ambiente que dice: “Toda persona tiene derecho a ser consultada y a opinar en procedimientos administrativos que se relacionen con la preservación del ambiente.

Lucha con la que no contaban los legisladores “obedientes”, cuando intentaron tratar la ley que sostiene el Gobierno Provincial y las entidades agropecuarias, tendiente a permitir el desmonte con químicos y eliminar la protección a matorrales y flora autóctona.

Estos designios personales, que buscan lucrar con la tierra, ignoran dolosamente todos los principios en lo relativo a los derechos de la sociedad, que deben primar sobre los derechos particulares.

Las opiniones de la calle, a favor de la desforestación, indudablemente operan a favor de estos derechos, dejando de lado los criterios de rigor científico, de un valor de verdad indiscutible.

SANDRA DÍAZ, bióloga cordobesa, integró el panel intergubernamental sobre cambio climático que obtuvo el premio Nobel de la Paz en 2007.

Semejante distinción es en reconocimiento al estudio sobre “bienes ambientales comunes”. Así ha dicho: “Son procesos naturales que brindan beneficios esenciales a los seres humanos y constituyen el patrimonio inalienable de toda sociedad. Su apropiación por particulares no es posible, y si es posible, no debiera ser legítimo. La desforestación en Córdoba hace perder bienes ambientales comunes, y si seguimos perdiendo bosques, la Provincia no podrá garantizar esos bienes ambientales. Los bosques secuestran dióxido de carbono, lo que evita el calentamiento global. Reemplazar una hectárea de bosques por un cultivo, anualmente produce más de 50 toneladas de carbono equivalente a 40

cordobeses. La fertilidad es mayor en los bosques, es una fábrica de fertilidad la hojarasca. Los nuevos ríos de Córdoba del sureste, por donde pasan provocan la pérdida de miles de años de formación de suelo, en perjuicio de las futuras generaciones.”

Si no escuchamos a los científicos, es porque resulta difícil luchar contra la ignorancia… y también contra los indolentes que valorizan intereses económicos, individuales, “protegidos”.
JORGE SAPPIA OBREGON
electron

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register