MADRE E HIJO SE ENAMORARON Y LOS CONDENARON POR INCESTO

Mónica Mares, de 37 años de edad y Caleb Peterson, de 20, son madre e hijo, pero los vecinos de la localidad de Clovis, Nuevo México, han descubierto que mantienen una relación, tal y como informaron a la policía.

Una orden judicial les prohibió que siguieran adelante con su relación sentimental. Pero pese a esta orden dictada por el juez, madre e hijo han prometido no separarse nunca porque están “locamente enamorados”.

Durante el juicio en el que se declararon culpables, el juez les impuso tres años de libertad condicional y 18 meses de vigilancia supervisada. Mares y Peterson hicieron pública su relación el pasado año, como informa Metro, para concienciar a la población sobre la Atracción Sexual Genética (GSA, por sus siglas en inglés), que es la atracción entre personas genéticamente cercanas como hermanos, primos de primer y segundo grado y padres e hijos.

Mares, que tuvo a su hijo con tan solo 16 años, lo dio en adopción y por ello nunca tuvieron una relación. Hasta que en diciembre de 2015, ambos se pusieron en contacto a través de las redes sociales y surgió el amor.

El adolescente reconoce estar enamorado de su madre: “Si pudiera hablar con ella ahora yo le diría que la amo, que la echo de menos y que no puedo esperar a verla de nuevo”.
electron

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register