“PORQUÉ CAMBIARON…?”

El gobierno de Cristina anterior puso énfasis en una serie de aspectos que hacen a la consideración del hombre en sociedad, a su desempeño para su subsistencia y a la intervención del Estado.

Nadie puede negar que el eje de la política estaba orientado hacia un horizonte claro, transparente y definido para crear situaciones de equidad.

Los filósofos de la antigüedad decían que la justicia consistía en dar a cada uno lo suyo. Y no era una defensa a ultranza de igualdad, sino una idea que aludía a los principios de equidad.

A veces, los vocablos se utilizan como si fueran sinónimos, pero a la hora de precisar encontramos que la igualdad, muchas veces, puede resultar injusta si se aplica a la igualdad de los desiguales.

Cuando se relacionan estos conceptos con la idea de justicia, es decir: “Dar a cada uno lo suyo”, no es dar a todos por igual, es dar a cada uno lo que le corresponde por lo que hace y por lo que no hace. Aquí juegan la igualdad de oportunidades, las ambiciones individuales, el espíritu de superación, la aceptación del fruto de los méritos propios. Es decir, no es que todos son iguales y que por ello todos deben tener lo mismo. (Esta idea marxista no tuvo aceptación ni por los que la teorizaron).

Cuando las diferencias de nivel no son sólo producto natural del esfuerzo personal, allí está el Estado para intervenir en los desfasajes que produce el hombre cuando se aprovecha del otro.

Antes de Macri, se vivía una situación económico social especial, porque la mayoría tenía acceso a un nivel de vida en donde las grandes diferencias entre los estratos sociales se habían achicado.

Sin embargo, la propaganda proselitista del PRO apareció con programas y promesas que superarían lo actuado por el gobierno anterior.

Así se dijo: no habrá cepo, pobreza cero, no se quitarán las subvenciones, no al impuesto a las ganancias, medicamentos gratis y aumentos a los jubilados, no habrá devaluación, no habrá importación indiscriminada, se acabará la desocupación, habrá libertad de prensa, Argentina unida,

Créditos para viviendas, transparencia, etc. y sin embargo se hizo todo lo contrario.

Y ahora el Presidente del Banco Central, González Fraga dijo que hoy, para crecer, hay que sacrificar las conquistas de los obreros. También expresó que Cristina les había hecho creer a los pobres que podían tener auto, moto, vacaciones, lo que no corresponde. Al mismo tiempo el presidente Macri defendía el fallo del 2 por 1 y reivindicaba la teoría de “los dos demonios”. (Teoría, según la cual, los actos de violencia y terrorismo perpetrados por las Fuerzas Armadas durante el Terrorismo de Estado en Argentina en las décadas de 1970 y 1980 son, de algún modo, equiparables con los actos de violencia de las organizaciones contrarias al poder militar).

“Porqué cambiaron”?: El soberano engañado pensó: “estamos bien con el Gobierno de Cristina, pero estos ofrecen más”. No advirtieron las falacias impiadosas para ganar el poder e instalar el capitalismo deshumanizado en contra de la Nación votante.

No es que la gente se equivocó; la gente creyó y cayó en la trampa de los que sí se equivocaron desde la deshonestidad, desde el embuste, y por eso hoy gobiernan. El poder económico viene con ellos, y puede que la justificación de tanta riqueza personal lograda, se haya obtenido con los mismos métodos que usaron para estafar al pueblo multiplicando lo que tenían. La verdad está en el televisor que miente con la heladera vacía al lado, mientras la biblia llora junto al calefón.

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register