AHORA CAMBIAMOS

Modo indicativo, tiempo presente, tercera persona del plural, del verbo cambiar.

El vocablo plantea un serio interrogante por la decisión que asumirán los argentinos en las elecciones legislativas.

El actual gobierno planteó una estrategia distinta usando un vocablo derivado del mismo verbo, con un sentido distinto, gravemente distinto, por fundamentación confusa al margen de la verdad.

Cambiemos: (no cambiamos) “palabra clave de la estrategia “macri-mercenaria-ecuatoriana”, modo subjuntivo, tercera persona del plural del verbo cambiar.

El modo subjuntivo expresa hechos no reales, deseados, esperados, posibles pero hipotéticos, etc. Por ejemplo, para discutir algo hipotético o improbable, expresar opiniones o emociones, solicitar algo con cortesía. El carácter irrealista del subjuntivo en español, se aprecia en oraciones como: “Yo Macri digo: mejor cambiemos y estaríamos mejor”. No es un hecho real es algo hipotético y en el caso mentiroso.

No importa si Durán Barba desconoce las reglas de la gramática y la ignorancia alcanza a Macri, porque lo mismo, esas falencias no sirven para descalificar este análisis. El desconocimiento de las reglas no descarta que desde el sentido común propio, se hayan dirigido al pueblo con la intención aviesa de que, a partir de frases posibles, hipotéticas, se podía lograr credibilidad para el engaño. Perón usaba frases como: “Mandar es obligar, conducir es persuadir, y al hombre siempre es mejor conducirlo”. Con la diferencia de que Perón, mientras pudo, cumplió, hasta que lo desalojaron los ricos.

La estrategia PRO importó más que el contenido de las promesas, casi diría que mencionar el derivado del verbo cambiar (cambiemos), dejó el convencimiento claro y definitivo, consistente en confiar en algo distinto, como si esto solo fuera la posibilidad de un futuro mejor.

La realidad argentina, antes de este gobierno, mostró cómo, desde el punto de vista social, se impulsaron medidas tendientes a evitar las grandes diferencias de poder económico existente. Por ejemplo: las personas que vivían en la pobreza, porque la jubilación no les llegó antes nunca, con los Kirchner mejoraron y quedó a la vista la falta de responsabilidad de los gobiernos anteriores y de los empresarios “esclavistas”.

Este accionar extraordinario y revolucionario, fue criticado duramente por la coalición Macri. Decían que era malgastar el dinero del pueblo y entregárselo a los vagos, a las mujeres que se embarazaban para gozar de los subsidios… Todo un engaño que se aprovecha de la fe, la ignorancia y la estupidez

argentina, que cree en la publicidad cómplice de la explotación que tiene como víctimas a los propios instigadores del voto infundado.

Aunque tibiamente, se habla de la ayuda social y de su incremento. Es decir: lo que antes descalificaba al gobierno kirchnerista, ahora la demagogia lo mantiene parcialmente con un supuesto de revisión honesta, burlando al soberano.

Hoy no debe ser “cambiemos”, como vocablo que esconde la mentira; hoy el rumbo debe hacer un giro de 180 grados, para que la vocal “e” se transforme en vocal “a“ y “cambiamos” direcciones terminante con un mensaje puro de verdad.
JORGE SAPPIA OBREGON

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register