“¿CAMBIAR A TIEMPO?”

Expresión que usa el PRO. Pero no por ello hay que considerar que a partir de eso, alguien está interesado en cuidar los intereses a cualquiera. Macri le perdonó setenta mil millones de dólares a su papá Franco, por Correo Argentino. Ante la protesta masiva, Macri dio marcha atrás. Y ningún fiscal de la República se dio por enterado.

Luego admitió que el Ejecutivo había cometido «errores» (a un delito le llama errores) al perdonar la deuda de Franco Macri, con el Estado.

«Si me equivoco doy una paso atrás y me corrijo», dijo Macri desde la ignorancia o indiferencia jurídica y agregó: “no hay ningún hecho consolidado, no sucedió nada y el Estado no puede ser un aguantadero de la política».(¿?)

«No podemos seguir pensando, que decir soy empleado público, sea algo que descalifique”, indicó Macri. Dijo que la Comisión de Control Administrativo, cuando hay una equivocación, debe actuar”. Pero lo de Macri es ilegal, por lo menos requiere investigación e imputación, ante lo que él llama “equivocación”, que en realidad es un lance enorme. Lo cierto es que el perdón de Macri fue por setenta 70 mil millones de dólares.

Desde el Código Penal, las conductas disvaliosas tienen un comienzo y un fin, y según el desarrollo del camino delictivo recorrido, corresponde un encuadramiento como delito. Aquí, la conducta tuvo un comienzo de ejecución y la no consumación, es decir el no pago efectivo, deja el hecho en grado de tentativa, que también tiene pena de prisión.

La Ley Penal dice que es autor de un delito, en grado de tentativa, el que, con el fin de cometer un delito determinado, comienza su ejecución, pero no lo consuma por circunstancias ajenas a su voluntad. Macri pretende que lo suyo no es delito porque se volvió atrás, (Cambió) sin que nadie se lo haya impedido, lo que no es cierto. Es por lo menos un abuso de autoridad como figura genérica, para no entrar en ilegalidades específicas del Código, en donde se describen los delitos contra la administración pública, entre los que está, en este caso, el intentar sustraer dinero del Estado.

Lo mismo ocurre ahora con los jubilados. Propone leyes para obtener cien mil millones de pesos de los jubilados, dejando a salvo los bienes de los ricos. Y como tiene ingenua imaginación, ante la reacción popular, hace una especie de “extorsión al revés” y le ofrece una limosna para febrero o marzo, en dos cuotas, de una suma que ronda setecientos cincuenta u ochocientos pesos, pero no para todos. Macri, exige leyes a los legisladores y después, ante la protesta, quiere convencer a los jubilados con espejitos al estilo Cristóbal Colón.

Para peor actúa al margen de la Constitución, reuniendo gobernadores para forzar los votos del Congreso, en una clara intromisión en el Poder Legislativo, demostrativo de un accionar que coacciona a un poder que debe ser independiente.

Previo a esto, ante la falta de cuórum (Ver Real Academia Española) para la reforma, intentó aprobar la Ley por Decreto, y ante la reacción del pueblo, nuevamente vuelve para atrás, (Cambió) y dice: “Sabemos reconocer los errores”. Lo que en un Presidente de la República no son errores, son lo que dice la ley, es decir: delitos consumados o tentados, ante una justicia inexistente.

Mientras tanto, el idilio con Schiaretti continúa por la complicidad con la ley de jubilación de privilegio de Córdoba, a costa del ajuste de los jubilados más castigados, para completar el desastre de una democracia inequitativa, y dictatorial.
OSDE
Banner_Himalaya_Financiacion

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register