ARREPENTIDO O EXTORSIONADO

Arrepentido: partícipe de un delito que se “auto delata” y delata a los partícipes, pro menor condena.
Extorsión: obligar a otro a hacer algo mediante intimidación (pena de 5 a 10 años de prisión).

Entonces, arrepentido es el delincuente que delata a cómplices a cambio de la libertad. Y si citado no delata, queda preso. Más que arrepentido, es extorsionado por Bonadío, en nombre de Macri.
El “arrepentido”, para Bonadío, es sagrado y los delatados son, aun sin prueba, culpables. Así el objetivo político, que es “sacar del medio a los opositores”, está cumplido.

En los códigos de la mafia, el “delator” es condenado a muerte. En nuestra ley, es beneficiado con la libertad, aunque hayan argumentando que no podían trabajar si no “apoyaban” a los gobiernos, delinquiendo en contra de todos los argentinos. Y Bonadío les cree, pro Macri. Curiosa excusa para desprestigiar a los que no están en el poder. Sería consecuente con ello que embarguen todas las “ganancias” que ellos mismos confiesan. Sin embargo, el Juez direcciona todo hacia los que quiere voltear políticamente, aunque los dineros no “existan”.

La irregular actuación de Bonadío, permite reconstruir hechos como este: Dos personas roban y si alguna delata, queda en libertad aunque sea más culpable que el otro, y el Juez se justifica diciendo que si las declaraciones sólo “direccionan” hacia alguien, es prueba suficiente de culpabilidad. (!)
Así se procede desde los “cuadernos de Macri” (Centeno), con un sistema diabólico que tiene como base la supuesta verdad del delincuente libre, “Centeno”, y la extorsión judicial a los coimeros disfrazados de ángeles de la guarda.

Los cuadernos fotocopiados, y el dicho del “escritor” delincuente, (Centeno), son la prueba de la verdad. Lo mismo que los “proveedores” del Estado, tan distinguidos e indefensos.
Sin prueba, los ricos y famosos reconocen autorías como conspicuos representantes de la corrupción. Saben que no se prueba nada y lo mismo conspiran contra los anónimos supuestos receptores de coimas.
Bonadío mete terror a los delincuentes de alta alcurnia, a partir de la extorsión, y así ha conseguido más confesiones que un cura, con un fin político.
Los que tienen dignidad para negar hechos, quedan detenidos, mientras el PRO aprueba, porque este sistema ilegal, diseñado por Bonadío, permite la persecución a los que perturban las ansias de poder de los poderosos.

Mientras los no delatores están presos, Centeno es el rey de la verdad, inocente servidor de la patria. Es un canalla junto a los “sospechosos” que delatan siendo integrantes de los CEOS, beneficiarios de la entrega argentina.
JORGE SAPPIA OBREGON

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register