PARQUE ACUATICO LOS SERRANITOS, UN EMPRENDIMIENTO FAMILIAR CON UNA GRAN HISTORIA.

Tobogan9

Hace 40 años, nuestro padre Felipe, que ya nos esta con nosotros, trabajaba en EPEC (empresa proveedora de energía de Córdoba), y nuestra madre Irma, era ama de casa.
Teniendo como apellido “Serrano”, ¿Queda claro cómo surgió el nombre del camping?, ¿verdad?
A Don Serrano, desde que tenemos uso de razón, siempre se lo ha recordado como un emprendedor. Como parte de su tarea en EPEC conoció la zona cuando vino a hacer un trabajo aquí y se enamoró de Traslasierra. Decía que no había otro lugar como este…
Compró un campo cerca de aquí, mudó a su familia, y puso una quinta… Probó de todo: gallinas, ovejas, zapallos, tomates, ajos…, aún recuerdo que nos llevaba de pequeñitos a vender duraznos al centro de Mina Clavero, sin ninguna necesidad económica real… sólo porque “siempre se puede hacer algo más”…
La cuestión es que, motivado por ese espíritu emprendedor, “cometieron”, junto a mi madre “la locura” de comprar un campo (lo que hoy es el sector de baños privados), y endeudarse hasta los dientes para construir un camping con un concepto diferente: Un Camping con Baños Privados, donde cada carpa tuviera su propio baño. Renunciaron a la seguridad de ese excelente empleo que tenían y se pusieron manos a la obra, soñando que nos iba a ir tan bien, que íbamos a ir a España a ver el mundial del 82.

Hoy, dentro del managment y del emprendedurismo se toma ese concepto (que en realidad viene de la psicología), y lo llaman “Salir de la Zona de Confort”…
Y vaya que salimos… Se vinieron años durísimos, nos tocaron temporadas horribles… En vez de ir a España a ver el mundial, terminamos rogando al banco que nos espere con la cuota del crédito, y pidiendo prestado a los familiares para poder pasar el invierno…
Hace algunos años, vino a visitarnos quien en ese momento era el responsable de los créditos del banco y nos confesó que estuvimos durante 2 o 3 años a punto de que nos remataran todo y que por alguna extraña razón, cuando revisaba nuestra carpeta, la volvía a dejar en su lugar y decía: Vamos a esperar a esta gente un año más… Mi padre y mi madre atribuyen eso a un milagro del Corazón de Jesús a quien habían encomendado el emprendimiento…
Durante esos primeros años nuestra madre pasó de ser una ama de casa, a ser una administrativa que atendía la proveeduría y recibía a los proveedores sin dejar de atender a “los serranitos” más chicos. Nuestro padre pasó de ser Técnico en Motores Diesel a ser un comerciante todo terreno, ya que además de atender a los clientes, cavaba pozos, arreglaba cañerías, se daba maña para todo. A los hermanos más grandes se nos acabaron las vacaciones de verano, porque había que ayudar a mamá y papá a medida que íbamos creciendo…, tal cual lo hacen ahora sus nietos (nuestros hijos).
Por aquel entonces, la gente se detenía en el ingreso y preguntaba ¿dónde está el rio?… A “3 cuadras”, le respondíamos… Pegaban media vuelta y partían hacia los campings que están en la costanera… En nuestro padre surgió entonces un nuevo desafío: Había que comprar más tierra y hacer una pileta…
Nos embarcamos en más créditos y así se fueron comprando los distintos terrenos hasta completar lo que hoy es la extensión total del camping. A la primera pileta la hicieron Don Felipe junto a Don Ramón (un empleado) a puro pico y pala…. Era el año 87… pero nos faltaba mucho por aprender todavía, una pileta de medio millón de litros no es fácil de mantener y nos tomó varios años para hacerla funcionar…
Por otro lado, “los serranitos” fuimos creciendo y cada uno fue buscando su propio medio de vida sin por ello abandonar su compromiso para con el negocio, principalmente en la temporada turística. Es que, durante aquellos primeros años, el negocio no daba ni como para pagarles a los hermanos un sueldo como empleado en el verano. Era a puro pulmón la cosa…
Y así fuimos creciendo, haciendo frente a los vaivenes de la economía argentina, fueron años difíciles… Además, con ese espíritu emprendedor que lo caracterizaba Felipe se embarcó en paralelo con otro emprendimiento: Un criadero de chinchillas… Se necesitaba entonces sangre nueva…
Ahí es donde entra en escena Gustavo (alias “El Tavo”), quien decide dejar sus estudios de ingeniería, y dedicarse de lleno al camping, aportando incluso de sus propios ahorros para hacer los primeros bungalows… Al día de hoy, es el único de los 7 hermanos, que se dedica en exclusivo al camping y aprovechamos la oportunidad para agradecer el empeño que pone en su tarea diaria, renunciando a sus proyectos personales para hacerse cargo del negocio familiar.
Gustavo parece haber heredado la misma locura de Don Felipe, quien cuando miraba que tiraba abajo los dormís que había justo donde nos encontramos ahora para comenzar con el parque, se agarraba la cabeza y decía, ¡este está más loco que yo…!
En fin, hoy nos encontramos saliendo nuevamente de nuestra “zona de confort”, ya que estamos reconvirtiendo parte de nuestro negocio en un nuevo desafío: Un parque acuático familiar, construido 100% con mano de obra local y con materiales comprados en un 90% a proveedores locales.
Queremos aprovechar esta oportunidad para agradecer públicamente toda la ayuda que hemos tenido: primero, a todas las personas que trabajan junto a nosotros, desde los que levantaron las paredes, hasta los que hacen las tareas de limpieza… Luego, a nuestros proveedores (tanto por su apoyo moral como su importante ayuda económica). A las parejas de los 7 hermanos, que se han sumado a nuestra familia y que han hecho propia esta empresa familiar ayudando cada uno a su modo, apostando también a este nuevo desafío. A nuestros socios de algunos de los servicios que tercerizamos, por confiar en nosotros.
Y finalmente agradecer el acompañamiento continuo de nuestros clientes durante estos 39 años. Muchos de ustedes venían de pequeños. Incluso algunos de ustedes jugaban con nosotros cuando éramos niños y hoy nuestros hijos juegan con sus hijos. Eso para nosotros es algo absolutamente gratificante. De verdad no lo hubiéramos logrado sin cada uno de ustedes.
No queremos olvidar lo que hemos sido ni de dónde venimos. Queremos continuar con el legado que nos han dejado nuestros padres: Ser una empresa familiar que tiene como meta hacer que nuestros clientes se sientan recibidos y acogidos como parte de una gran familia…

CPP_1 Tobogan9 Tobogan7

INSTALACIONES

Los Serranitos, se encuentra en la Localidad de Villa Cura Brochero, a 7 cuadras de la plaza, en av. Cura Gaucho 350.

Podrá encontrar parcelas para instalar carpas con baños compartidos o privados, así como también Bungalows y Dormis con baños privados.

Además puede venir a pasar el día en el parque acuático, que cuenta con:

• 1450 m3 de agua
• 5 piscinas
• 9 toboganes acuáticos
• 1 placita húmeda para niños
• cocheras techadas
• restobar
• cancha de futbol
• cancha de voley
• juegos biosaludables   03544 470817 www.losserranitos.com

 

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register