“LA INFLACIÓN ES PARA LOS CAPACES”

 

La inflación está directamente relacionada con los efectos que produce en relación a los precios al consumidor.  Ahora dice el propio Gobierno que la Argentina marcó, de la mano de Macri, un record de máxima, en casi treinta años con el  47,6 % en 2018.

Esta información oficial, en relación a ese “tibio y relativo índice del 47,6 %”, informa un dato que a la luz de los precios al consumidor, tomados individualmente, es mentiroso. Se pretende hacer creer que los precios de la canasta familiar, que es lo que más se consume diariamente, tuvieron esos índices, pero esto  no se corresponde con lo que ocurre en la realidad de la Argentina de hoy.

Y si no, para no actuar como “Cambiemos”, veamos la avalancha de los precios desde enero de 2018 hasta enero de 2019, demostrativa de que los sueldos sufrieron un deterioro mucho más marcado, porque los precios aludidos fueron mucho más allá de lo que se disfraza. Por ejemplo:

Según el INDEC el kilo de harina hace un año estaba a 11 pesos y en diciembre llegó a 30 pesos. Es decir subió un 172 %.  El arroz blanco pasó en un año de 22 a 38 pesos, es decir aumentó un 77 %. En el mismo lapso los fideos tipo guiseros, pasaron de 20,50 a 41 pesos, es decir aumentaron el 100  %. El pollo subió de 39 pesos a 64 pesos es decir el 64 %. El aceite de girasol pasó de 55 pesos a 98 pesos, es decir el 78 %. El sachet de leche de 22 pesos con 80 centavos a 33 pesos con 50 centavos, es decir un 47 %. Las naftas aumentaron el 100 % aproximadamente. Este Gobierno tomó el poder con un dólar a 18 pesos con 95 centavos y ahora lo llevó 38,83, es decir un 105 % de aumento.  El precio del transporte público de pasajeros subió un 66,8 %. Con estos productos de primera necesidad, el índice total marca el 89.07 % de aumento en los precios, frente al 47,6 % de inflación declamada por el Gobierno.

Así se produjo un  deterioro consecuente de los ingresos por sueldos y jubilaciones, ya que los aumentos de estos fueron  inferiores al treinta por ciento.

Los productos detallados son los que permiten comprobar sin dudas y sin contar con la información oficial, muchas veces desdibujada, cuáles fueron los porcentajes reales de subas indiscriminadas, al margen de que se publiciten cifras como el famoso 47,6 por ciento de inflación. Cómo negar que se produjo un grave daño en cuanto  al nivel económico de la clase trabajadora y a los jubilados?.

Esta situación que vive hoy la Argentina, y que de acuerdo a los datos macroeconómicos, no tendrá solución en los próximos años, y menos con Macri, ha demostrado que una de las mentiras más claras del Presidente, fue la de minimizar el problema inflacionario como si fuera una cuestión sencilla que él iba a resolver sin dificultad.

Y aunque sea una frase vergonzosa, sobre todo por venir de un candidato a la sazón, en campaña, vale recordarla para no caer otra vez en la ingenuidad de creer en las palabras indicadas por un brujo ecuatoriano, que no obstante ofender permanentemente a los argentinos, fueron usadas por el propio Macri.

Mauricio Macri dijo el dieciséis de marzo de 2014, en uno de tantos discursos llenos de sabiduría (especial) para engañar: “La inflación es una demostración de tu incapacidad para gobernar”. Y hoy nos damos cuenta de que justamente a él, la frase le calza a medida, como un traje de alta costura.  

JORGE SAPPIA OBREGON

 

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register