Ola de calor en Europa: cierran plantas nucleares por los ríos secos

En Francia, varias centrales deberán ser cerradas ante la falta de agua y el recalentamiento de los reactores.

La “canicule” se acabó en París pero sigue amenazando al este y el sur de Francia con toda su fuerza. Al menos hay once departamentos en vigilancia naranja por las altas temperaturas, tres por fuertes tormentas y otros 3 por tormentas y ola de calor.

El termómetro oscila entre los 34 y los 40 grados y por la noche solo desciende a 25 grados en esas regiones en emergencia. Al menos cuatro personas murieron en la crisis por “choque térmico” en el sur de Francia y analizan otras seis muertes vinculadas al calor. Pero nunca llegó a las cifras del 2003, cuando 15.000 personas murieron en plena crisis canicular. El récord de temperatura se alcanzó hasta ahora el viernes pasado en Gallargues les Montueux, un pueblo cerca de Montpellier, donde el termómetro subió a 45,9°.

Ola de calor en Europa: un incendio forestal cerca de Madrid arde fuera de control hace cuatro días

La electricidad en Francia tiene origen nuclear. Desde este lunes varias centrales nucleares en Francia deberán ser cerradas temporariamente ante la falta de agua y el recalentamiento de los reactores, frente a la sequía durante estos días de altísimo calor y el consumo de electricidad.

EDF, la compañía de electricidad que provee el servicio en Francia, explicó que si bien las temperaturas han comenzado a bajar, las excesivas temperaturas del agua de los ríos y la falta de agua los obligan a enfriar los reactores. ”Si las altas temperaturas continúan, las fábricas, empresas, casas de familias van a requerir mayor ventilación y aire acondicionado”, advirtieron.

Según EDF, el nivel de los ríos cayeron en el este, el centro y el sudeste de Francia.

Un productor de vinos en Francia mira su viñedo seco por la ola de calor, Sussargues./ AFP

Un productor de vinos en Francia mira su viñedo seco por la ola de calor, Sussargues./ AFP

La central nuclear de Civaux es enfriada por las aguas del rio Vienne y su nivel es más bajo que el récord histórico. Los usuarios se quejan que EDF utiliza el río solo para producir electricidad y afecta la agricultura, el turismo y la producción de agua potable de la zona.

En el río Loire, los vecinos tienen las mismas críticas. El Loire tiene cuatro centrales nucleares en sus alrededores. El año pasado EDF cerró temporariamente tres reactores en el este de Francia .

En París y sus alrededores, la prefectura de la Ile de France anunció el retiro del nivel 3 de alerta “canicule”, cuando por la noche del domingo comenzaron a llegar temperaturas más tolerables. A las siete de la mañana del lunes en Paris había bajado el termómetro por primera vez en una semana, a 18 grados. Pero el calor continua en Niza, con 31 grados, en Lyon y Marsella, donde oscilará entre 35 y 38 grados por el resto de la semana.

Autos diésel, prohibidos

El calor viene acompañado por la polución de ozono. En París se levantó la circulación alternada de vehículos. Pero se prohibió inesperadamente para siempre la circulación de todos los vehículos diésel registrados antes del 2006 desde este lunes. Una noticia que afecta a millones de franceses.

La gente se protege del sol con paraguas, cerca de la pirámide del Louvre./ Bloomberg

La gente se protege del sol con paraguas, cerca de la pirámide del Louvre./ Bloomberg

La circulación alternada continuaba el lunes en Villeurbanne y Lyon. Es decir solo podían circular los vehículos con viñeta de criterio de aire 1 y 2 (eléctricos e híbridos). Los demás que salieran pagan una multa de 68 libras y son secuestrados por la policía.

La lección más inquietante de esta ola de calor es que el fenómeno será cada vez más frecuente y más largo, con ciudades urbanísticamente no preparadas para estas temperaturas extremas.

Valga un ejemplo: entre 1947 a 1982 hubo 8 olas de calor y entre 1983 al 2018 se registraron 31 en Francia. A pesar de la resistencia de los parisinos y los condicionamientos urbanísticos, el aire acondicionado se volverá indispensable para escapar a ellas y sus secuelas sanitarias, como problemas cardíacos, asma, enfermedades infecciosas, dengue, fiebre amarilla o transmisiones de enfermedades vectoriales.

 

(CONSTANZA MANZUR PARA VDX)

 

Fuente: Clarin.

Constanza Manzur1429 Posts

Llevando las noticias día a día a los ciudadanos de Traslasierra.

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register