Por qué Argentina tiene 5 de los mejores viñedos del mundo

El país fue protagonista del ranking de «The World’s Best Vineyards», confeccionada por 500 expertos de vinos de todo el mundo, con el objetivo de promover el enoturismo y la cultura global del vino. Las claves del estrellato argentino.

Los premios son la estrategia de ventas más antigua en el mundo del vino. Allá por el siglo XIX, las cucardas y medallas obtenidas en concursos internacionales, eran la mejor promoción que las bodegas podían ejercer para impulsar las ventas y posicionar sus mejores etiquetas.

Actualmente, en la era de la comunicación, los premios (y los puntajes de revistas especializadas) siguen siendo una herramienta efectiva para llamar la atención del consumidor desde las góndolas. Calcomanías de medallas, doradas y plateadas estampadas en medio de las botellas, cucardas o collarines; todo vale a la hora de exhibir un premio.

Pero a veces lo que abunda, daña, porque los concursos se multiplicaron alrededor del mundo, y hoy son muy pocos los de alcance y respeto internacional. Cualquier productor de vinos puede conseguir una medalla de oro, el tema es cuál medalla, y quién o quiénes la otorgaron. En los mejores concursos de hoy (Decanter World Wine Awards, International Wine Challenge, IWCS, Concours Mondial de Bruxelles, Mundus Vini y Vinalies, entre otros pocos), generalmente relacionados a ferias o medios de comunicación, un jurado compuesto por decenas de expertos (periodistas, enólogos, agrónomos, sommeliers y profesionales) degusta entre 5000 y 15000 vinos durante un período que va de 3 a 5 jornadas, en uno o dos turnos de cata.

(IG: @worldsbestvineyards)

(IG: @worldsbestvineyards)

La metodología es sencilla, se dividen en distintos paneles en función a la cantidad de muestras presentadas, y degustan los vinos a ciegas, en tandas de 3 a 5 vinos, hasta un máximo de 80 por jornada. Es decir, que cada jurado degusta como mucho 300 vinos durante un certamen. Sus calificaciones se vuelcan a una planilla normalizada, y junto con las de los demás jurados conformarán la calificación de cada vino que derivará o no en una medalla: Doble Oro, Oro, Plata o Bronce.

Pero en la era de internet, los premios están algo devaluados. Un poco por la gran cantidad de vinos existentes en el mercado, y otro poco por la gran cantidad de información con la que cuenta el consumidor al alcance de un clic. Es decir, que ya no es necesario el aval de una medalla para elegir o no una botella, más allá de la satisfacción que significan para enólogos y bodegueros.

Pero antes que se agote el recurso, alguien pensó en el enoturismo, esa industria que depende directamente de la vitivinicultura, pero que a veces resulta mucho más atractiva.

Porque la moda de los rankings, o las «listas de los mejores», siguen funcionando muy bien para llamar la atención del consumidor, ya que no solo son una excusa de comunicación, sino que suponen un diferencial respecto de la competencia.

(IG: @catenawines)

(IG: @catenawines)

Primero fue The Great Wine Capitals, resaltando el atractivo turístico de los principales destinos vínicos del mundo. Allí, la Argentina también es protagonista desde la primera hora, porque si bien a «las rutas del vino» les faltan desarrollo como en los Estados Unidos (Napa Valley), Francia (Burdeos) o Italia (Toscana), el nivel de las bodegas, las propuestas turísticas, los vinos y el paisaje, son imponentes.

Y seguramente fue esto lo que llevó a la creación de The World’s Best Vineyards Academy, e inspiró estos premios, que cuentan con el apoyo de la International Wine Challenge, y ponen su atención en la calidad del turismo enológico de más de 1.500 bodegas alrededor del mundo y, como resultado de su trabajo, realizan una selección de las que consideran las mejores 50.

Además de evaluar los vinos, los jurados participantes examinan toda la experiencia: la gastronomía, el recorrido, el ambiente, el personal, la vista, el precio, la reputación, la accesibilidad y todo lo que hace que una visita sea una experiencia gratificante para los visitantes. Andrew Reed, fundador de los Word’s Best Vineyards, mencionó que «el vino se produce en alrededor de 60 países y es muy importante para muchas economías nacionales. Solo en Estados Unidos, el 17% de todos sus agentes de viajes, se dedican únicamente al turismo enológico y gastronómico».

(IG: @zuccardivalledeuco)

(IG: @zuccardivalledeuco)

En la primera edición de Top 50 The World’s Best Vineyards (propiedad de William Reed Business Media), la Argentina fue gran la protagonista, liderando la lista, y colocando cinco viñedos/bodegas: Zuccardi Valle de Uco (puesto 1), Catena Zapata (puesto 5), Colomé (puesto 25), Salentein (puesto 26) y El Enemigo (puesto 41). Además, Chile (8) y Uruguay (2) sumaron 10 bodegas, convirtiendo a Sudamérica en la región más atractiva por sus vinos y por sus actividades alrededor del enoturismo.

Esto demuestra la gran evolución, no solo de los vinos argentinos, sino también de las experiencias que viven los turistas al visitar las bodegas. Ya que, a los paisajes naturales imponentes, se le han sumado en los últimos 20 años bodegas con diseños de vanguardia, y que nada tienen que envidarle a las mejores del mundo. Con la mejor tecnología, y ofreciendo propuestas gastronómicas de alta gama, además de diversas actividades (caminatas y paseos en bicicletas por los viñedos, la posibilidad de cosechar uva y hacer un vino propio, muestras de arte, cabalgatas, recorridos en cuatriciclos, clases de cocina y hasta vuelos en globo, entre otras).

Las cinco bodegas argentinas destacadas en el ranking vienen trabajando fuertemente durante los últimos años, porque entendieron que la experiencia en la bodega termina siendo la mejor estrategia de posicionamiento en la mente del consumidor, al tiempo que se convierte en uno de los puntos de venta más importantes del mercado interno.

José Alberto Zuccardi, director de Familia Zuccardi, afirmó al recibir el premio que «como familia, ponemos mucha pasión en lo que hacemos, somos tres generaciones trabajando juntas por el vino. Nuestro objetivo es darles a los consumidores una experiencia total de lo que es Valle de Uco, tanto a través de nuestros vinos como de los ingredientes que utilizamos en nuestro restaurante y hasta de la tierra, ya que nuestra bodega está construida enteramente en hormigón fabricado con materiales de la zona. Todo lo que hacemos está relacionado con el terroir y es una expresión de Argentina y específicamente del Valle de Uco». Por su parte, Pablo Naumann (director de Marketing de Catena Zapata) reconoció que debieron subir el costo de las visitas guiadas con degustación para poder moderar un poco la afluencia de público.

(IG: @catenawines)

(IG: @catenawines)

Colomé, a más de 2000 metros, insertado en los Altos Valles Calchaquíes, es sin dudas uno de los lugares más atractivos de la Argentina, e incluye un hotel boutique de lujo, un restaurante de alta cocina regional y hasta un museo de James Turrell. Otro museo impactante que se alza al pie de Los Andes es Killka, de Bodegas Salentein. Que además cuenta con una capilla, un gran restaurante panorámico con un wine bar y una posada. En su cava de más de 15 metros de profundidad y rodeada de barricas de roble, se hacen conciertos de piano y música clásica, con una acústica única.

Por último, El Enemigo de Alejandro Vigil ofrece una experiencia completa alrededor de su personaje. Con varios restaurantes en la bodega que linda con su casa, y atendido por la familia, la gente (y muchas celebridades) se deleita con los platos tradicionales argentinos, regados con los vinos que llevan su firma y que ostentan altísimos puntajes. Allí se lo puede ver a Vigil recorriendo las mesas, saludando, sacándose selfies, y también firmando botellas. Un momento inolvidable para cualquiera que visite su bodega inspirada en La Divina Comedia de Dante Alighieri.

Pero son muchas más las bodegas argentinas de todas las regiones con propuestas originales y de calidad. Y seguramente, en la próxima edición, la gran evolución del enoturismo local se vuelva a ver reflejada en este ranking que, al parecer, llegó para quedarse.

Los ganadores por cada región fueron:

Mejor Bodega de Sudamérica y del Mundo: Zuccardi Valle de Uco (Argentina).

Mejor Bodega de Europa: López de Heredia Viña Tondonia (España).

Mejor Bodega de Oceanía y Asia: Rippon (Nueva Zelanda).

Mejor Bodega de Norteamérica: Robert Mondavi (Estados Unidos).

Mejor Bodega de África: Vergelegen (Sudáfrica).

Mejor Bodega de Medio Oriente: Chateau Heritage (El Líbano).

Fabricio Portelli es sommelier argentino y experto en vinos

(CONSTANZA MANZUR PARA VDX)

Fuente:Infobae

Constanza Manzur297 Posts

Llevando las noticias día a día a los ciudadanos de Traslasierra.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register