“EL HOMBRE ES EL LOBO DEL HOMBRE”


“Homo homini lupus”, traducido al español: “el hombre es el lobo del hombre”
Frase popularizada por Thomas Hobbes, filósofo inglés del siglo XVII, dando por cierto el egoísmo en el comportamiento humano y la necesidad de que el Poder se ejerza en el control de sus conductas. Para el antropólogo Marvin Harris y el sociobiólogo Edward Osborne Wilson, el mismo hombre es el mayor peligro para la vida en la tierra y la supervivencia como especie.


La dotación anatómica hereditaria y sus medios de subsistencia y defensa, lo diferencian de los animales irracionales que tienen garras, veneno, aguijones, etc. En cambio el hombre crea instrumentos y armas mortíferas que cumplen la función con más eficacia. Y al mismo tiempo, la cultura lo encamina hacia la destrucción, o mejor, hacia la autodestrucción.
Se acusa del deterioro del hábitat natural, al recalentamiento del clima, contaminación… También se describen actividades humanas que son un peligro para el propio hombre: violencia humana, guerras, invasiones, homicidios, violaciones, robos, violación de los derechos humanos, hambre, enfermedades, genocidio, terrorismo, entre otras atrocidades.


Así cabe preguntarse, qué hace el Poder desde lo cultural, desde el control y protección del hombre en formación ? La violencia está incita, pero sólo parece preocupar post hechos, como el de los rugbiers. Entonces se implora la actuación enérgica de la Justicia, como si sólo esto fuera una solución efectiva. La Justicia llega, si es que llega, cuando los hechos ya se han producido, pero qué se hizo antes ? Que ocurrió con el control Familiar y Estatal ?


La familia tiene mucho que ver, y el Estado, a veces, no intenta siquiera evitar estas situaciones que parecen inexplicables, pero que no lo son.
El tema es complejo, y hay que simplificar el análisis en cada caso, para deslindar responsabilidades. Las violencias en los boliches o lugares en donde se juntan los jóvenes buscando “diversión”, se transforman en muerte, y los teóricos ocultan las verdaderas causas, “verborragiando” cuidadosamente para que las palabras traduzcan mal, que es lo que produce o ayuda a esas conductas: la droga, el alcohol y la permisividad ? El joven va a esos lugares y se transforma en un violento. Y hoy, en la coyuntura, parece ser una cualidad exclusiva de los Rugbiers, cuando quizá en otros deportistas más populares, haya más agresividad. Las causas verdaderas de la violencia se esconden, como se esconden los intereses de los verdaderos responsables. JORGE SAPPIA OBREGON

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register