LOS DEFENSORES DEL SENTIDO COMÚN, PROPONEMOS

Vemos últimamente en el escenario político argentino que quienes propiciaron la multiplicación de la pobreza, hoy lloran por ella. Todos lo hacen, porque no lamentarse denunciaría estar de acuerdo con el desastre por ellos causado. La mimetización es una buena estrategia. Y la responsabilidad es de casi toda la corporación política que nos gobierna hasta la fecha, sin distinción partidaria.

Es loable la actitud del presidente Alberto Fernández de aplicar una ley de emergencia alimentaria, pero si está pidiendo un mayor esfuerzo a los que más tienen, entonces, pensemos primero en la clase política. Porque el escándalo social es ese: un Estado burocrático, clientelista, e ineficiente, con un gasto público insostenible, madre del despilfarro.

Todos los gobiernos hablan de la herencia recibida. Siempre que asume una nueva administración pareciera declararse impoluta y libre de toda culpa; siendo la sociedad la única que hereda más y más penurias. Pues la misma no afecta nunca a los que proclaman su proyecto económico triunfal, destinado al falso éxito y a un hipotético viaje a la modernidad.

La doble vara en el discurso de la indigencia es, en Argentina, verdaderamente penosa.

La UCA suministra estas cifras desoladoras en la pobreza infantil :a casi la mitad de los niños mas vulnerables (48 por ciento) jamás le contaron un cuento, casi un tercio (29 por ciento) comparte cama o colchón, más de la mitad (55 por ciento) no tiene libros infantiles en su casa y al 30 por ciento de chicos de entre 1 y 12 años no le celebraron su último cumpleaños. La encuesta de la UCA muestra, además, que el 77 por ciento de los pibes más humildes no tiene una biblioteca en su casa, el 75 por ciento no accede a Internet y dos tercios (67 por ciento), ni siquiera disfruta de una computadora.

Ni hablar de cómo y cuando comen. Menores, sin proyección ninguna, no hacia el futuro, sino al instante posterior al presente. Por supuesto no es fácil entender esta barbarie desde los balcones superiores de vida, de muchos políticos. Aquellos del silencio hipócrita y de memoria corta. Los que prometen cambiar para mantener todo igual.

Los defensores del sentido común y la coherencias, proponemos un Decreto de Necesidad y urgencia: 1) Convocatoria amplia a todos los sectores sociales y políticos (cuyo objetivo sea solo pensar en el bien común) y elaborar una propuesta compartida a los fines de reconstruir la Nación y de cambiar las cosas, que durante todo este tiempo hemos hecho mal. 2) Garantizar un poder judicial independiente, para que no haya presos sin condena, pero también ,que no haya delincuentes sin pena (incluidos los corruptos). 3) Profunda reforma política, empezando por la supresión de las listas sábanas. 4) Eliminar las jubilaciones de privilegio. 5) Privilegiar si, la atención a los niños carenciados. 6) Cúmplase, confírmese y celébrese.( Pablo Guerrero para Vdx)

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register