USURPACIONES: UN FENOMENO DESCONTROLADO

Aquellos convencidos de que era posible una reforma agraria de corte revolucionario y por la fuerza en Argentina, están arrastrando a esta locura que puede terminar en tragedia , la usurpación un delito que no es desconocido en nuestro Valle.  En lo que va del año, hubo más de 1.800 usurpaciones de tierras, que pueden estimarse en más o menos 4.300 hectáreas en la provincia de Buenos Aires, en otros sitios como por ejemplo en las provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz. Por un lado, tierras rurales ubicadas en localidades andinas, tanto en terrenos de particulares como en el de parques nacionales o reservas forestales.

Allí las usurpaciones son generalmente llevadas adelante por falsos mapuches. Las tomas de predios en las localidades más importantes del sur las protagonizan agrupaciones sociales y vecinos. Los focos más conflictivos se dan en Villa Mascardi cerca de Bariloche; en El Bolsón; en Villa Mari Manuco (Neuquén), y en Cushamen (Chubut) entre otros. 

EL IDEOLOGO

Detrás de cada uno de estos actos delictivos, está el dirigente, Juan Grabois, el dirigente rector del Movimiento de Trabajadores Excluidos, amenazó sin dudarlo hace unos meses: «Hay una oleada de tomas de tierras que se va a profundizar». En agosto las agrupaciones sociales y algunos sindicatos recibieron la orden de comenzar con las tomas. Grabois tiene fuertes vínculos con el kirchnerismo y también hizo arreglos convenientes con el gobierno de Mauricio Macri siendo su intermediaria la Ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley. La solución que propone Grabois como la «más inteligente» es «lotear la tierra, ponerle agua, luz y cloaca y darle a la gente para que se haga su casa». No explica la tierra de quién, ni cómo, ni por qué. No hemos visto hasta ahora, que se intente ocupar tierras de los barones del kirchnerismo, como Lázaro Báez, que tienen miles y miles de hectárea improductivas. Las tomas han sido defendidas por miembros del Gabinete del presidente Fernández. La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, consideró que el problema de las ocupaciones «no es un tema de seguridad». Le pasan la pelota a la Justicia sabiendo que es la instancia más lenta para que se efectúe la restitución inmediata de la tierra a sus legítimos dueños.

Está claro que de aquella utópica frase «La tierra es de quien la trabaja» pasamos a la cómoda alternativa de La tierra es de quien la ocupa. Mientras tanto, el presidente mira para otro lado y salvo el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, que defendió públicamente la propiedad privada y calificó la toma de tierras como un delito, no hay otras voces del gobierno que dejen escuchar en este sentido. Alguien debe advertirle a la Casa Rosada que esta situación puede terminan en una violencia incontrolable.

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register