LLEGAR A LOS $50.000 PARA NO CAER EN LA POBREZA

Las canastas básicas – que fijan la línea de indigencia y de pobreza- se fueron “por las nubes”: en octubre la de los alimentos aumentó el 6,6% y la general el 5,7%, según los datos del INDEC. Hay que remontarse a octubre de 2018, con el 7,5%, para encontrar valores más altos.

Así, un matrimonio con 2 hijos menores necesitó tener en octubre ingresos superiores a los $ 49.911,60 — casi $ 50.000–para no ser pobre. Y contar con más de $20.710,20 para no ser indigente.

A esos valores se llega porque la inflación de octubre como la de los últimos años estuvo impulsada por las subas de los precios de los alimentos, en especial los básicos, como frutas, verduras, pollo, arroz, yerba y pan. Y pegó directamente en la canasta alimentaria de los sectores de extrema pobreza, los indigentes.

Como la suba de los precios de los alimentos fue casi constante en los últimos meses superando la inflación promedio, con relación a un año atrás (octubre de 2019), la canasta de indigencia acumula un aumento del 45,8%, muy por encima de la inflación interanual del INDEC que arrojó un 37,2%. Así, vuelve a repetirse y confirmarse que la inflación golpea más a los sectores más pobres.

La canasta de indigencia se compone de los alimentos básicos que, en su mayoría, según el INDEC, más subieron de precios en octubre, como papa (34,2%), manzana (31,6%), naranja (12,6%), batata (11,1%), aceite de girasol (8,8%) pollo (8,5%), yerba (5,1%), galletitas de agua (4%), pan francés (3,8%) y asado (3,6%).

Lo mismo pasó con relación a octubre de 2019:  tomate (259,2%), batata (88,9%), papa (80,7%), carne picada común (62%), huevos (49,4%) y yerba (47,3%) son algunos de los alimentos con los precios que más se dispararon.

En tanto, la canasta básica total o “de pobreza” aumentó el 5,7%. Esa canasta además de alimentos incluye otros rubros como vestimenta, transporte, servicios,  pero en vivienda promedia lo que gastan los propietarios e inquilinos. Por eso, para quienes alquilan,  la canasta de pobreza supera los $ 65.000, un valor que no alcanza buena parte de la población con ingresos formales e informales. Y acumula en 12 meses un alza del 40%.

Para la primera quincena de noviembre, la Unión de Consumidores Libres calculó que 21 productos de la canasta básica de alimentos aumentaron el 3,73%, “un valor muy alto para apenas 15 días”.

Hacia delante el panorama inflacionario  luce más que comprometido. Este mes se “suspendieron” los precios máximos de un conjunto de alimentos y artículos de limpieza y tocador, se espera otro incremento de los precios de los combustibles, los valores de los alquileres vienen en ascenso, este mes hay subas de precios en medicamentos, en diciembre ya está autorizado un incremento del 10% en las cuotas de las prepagas, se aceleró el ritmo de la suba del dólar oficial por donde se canalizan exportaciones e importaciones, con su traslado a los precios internos, y el Gobierno adelantó que hacia fin de año y comienzos de 2021 habrá un descongelamiento de las las tarifas de servicios públicos .

Todos estos datos marcan que la indigencia y la pobreza volverían a pegar un salto. Por eso el Gobierno implementaría ayudas extraordinarias, como la suba del monto de la tarjeta alimentaria que anticipó el Ministro de Desarrollo Social o bonos que compensen en parte la desactivación del IFE, pero insuficientes ante esta velocidad de la inflación y los valores de las canastas.

Fuente: Clarin

Constanza Manzur903 Posts

Llevando las noticias día a día a los ciudadanos de Traslasierra.

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register