EL GOBIERNO NO DESCARTA UN NUEVO IFE

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, volvió a ratificar este martes la posibilidad de tomar «medidas sociales excepcionales» si este año repite la caída de ingresos en los sectores vulnerables y se incrementan los casos de coronavirus en Argentina.

«Si hay un rebrote y la situación social se complica vamos a tomar medidas excepcionales», afirmó el funcionario este martes en diálogo con El Destape radio. Y reconoció un «contexto de incertidumbre».

A fines de noviembre, el Ejecutivo congeló la chance de que haya un cuarto Ingreso Familiar de Emergencia (IFE 4) durante el transcurso de 2020 y en el presupuesto 2021 tampoco se contemplaron ayudas.

Además, existe también en carpeta de la negociación con el Fondo Monetario y las exigencias del organismo para que el país adopte medidas de austeridad y reformas estructurales que saneen la situación fiscal.

Sin embargo, Arroyo insistió en que si se produce un rebrote de casos de coronovirus y «la situación social vuelve a ser de emergencia, vamos a encarar las políticas necesarias».

En ese sentido, ratificó que el compromiso del presidente Alberto Fernández es «tomar medidas excepcionales si hace falta».

Barrios de Pie durante una protesta frente a Desarrollo Social en 2020. Foto Lucia Merle.

Barrios de Pie durante una protesta frente a Desarrollo Social en 2020. Foto Lucia Merle.

El Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) llegó a 9 millones de personas con tres pagos de $ 10.000 cada uno que se concretaron entre abril y septiembre de 2020. El Estado destinó $ 270.000 millones a esta ayuda que llegaba a desocupados, titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH), empleadas domésticas, trabajadores informales y monotributistas de las categorías A y B.

El año pasado también se desarrolló el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), una pieza clave para sostener la actividad privada en medio de la cuarentena estricta. A través del ATP el Estado se hacía cargo del pago de hasta el 50% de los salarios. A medida que se retomaron las aperturas esa asistencia se fue achicando hasta que el programa terminó en diciembre.

El IFE y ATP se fueron discontinuando mientras la pandemia mostraba signos de retracción y se confiaba en el avance de las vacunas. El motivo principal para acotar estas ayudas fue ponerle límites al déficit fiscal. El año pasado el rojo en las cuentas publicas superó el 7% y el Banco Central emitió 2 billones de pesos para cubrir estas ayudas y otros gastos del Estado.

Durante la entrevista, el ministro Arroyo remarcó que su cartera está pendiente de la construcción, producción de alimentos, actividad textil, la economía del cuidado y reciclado, que es donde «trabaja el sector informal» y que «define cuanto mejora la situación en los barrios».

Al tiempo que admitió que los problemas más graves de los barrios populares en la actualidad son «el precio de los alimentos y el endeudamiento de las familias».

Por eso explicó que uno de los objetivos para este 2021 es «generar nuevos montos para las Tarjetas Alimentarias, un apoyo extra a las tarjetas e incorporar a gente que no estaba». Este beneficio alcanza a 1,5 millón de familias que reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH) y que tienen a su cargo a niños menores de 6 años.

Fuente: Clarin

Constanza Manzur1092 Posts

Llevando las noticias día a día a los ciudadanos de Traslasierra.

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register