PRIMERO LOS GRANDES, DESPUÉS LOS CHICOS

Luego de estar durante nueve meses virtualmente cerrados durante el 2020, los hoteleros de Mar del Plata aspiraban a repuntar con la temporada de verano y Semana Santa.

Sin embargo, la pandemia sigue haciendo de las suyas y los niveles de ocupación no alcanzaron para sostener la rentabilidad del negocio, a pesar de que las nuevas restricciones no incluyen al turismo interno.

Hace unos días, el Sheraton, uno de los hoteles más importantes de la principal ciudad balnearia del país, anunció un cierre temporario. En principio, durará dos meses e incluirá la suspensión de ochenta empleados que, Ley Laboral mediante, cobrarán el 75% de sus salarios. No obstante, nadie puede asegurar que esa suspensión no se extienda aún más si la segunda ola de Covid-19 sigue creciendo.

El Sheraton encabeza un lista de muchos establecimientos que ya anunciaron que no volverán abrir. Según informó la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica (Aehg) en lo que va de 2021, ya cerraron unos ochenta hoteles de diferentes categorías, principalmente en la zona céntrica de la ciudad.

«Hoy lo que está pasando es que quizás aquellos que explotaban dos, tres o cuatro hoteles directamente deciden centrar todo en un para ver si así al menos pueden seguir», le explicó al portal 0223, Jesús Osorno, vicepresidente de la entidad.

La postal, incluso, ya se había visto en esta temporada inédita que mostró a la oferta muy reducida comparada a años normales. Se calcula que de 500 hospedajes, unos 150 ni siquiera pudieron abrir durante el verano.

En la temporada veraniega la principal problemática se detectó en los hoteles administrados por sindicatos y en aquellos de una o dos estrellas. Pero ahora la crisis se amplió a los de tres estrellas y los de máxima categoría como el Sheraton. «En enero cerraron treinta y ahora se están sumando unos cincuenta más lamentablemente», dijo el empresario.

Entre los afectados se encuentran nombres con historia como Garden, Ortegal, Prince, L’été, Vaness, Cervantes. Algunos de ellos fueron inaugurados para el Mundial de Fútbol de 1978. «¿Cómo se mantiene unhotel de 70 habitaciones, con treinta empleados, que sigue totalmente cerrado», planteó Osorno. En muchos casos, las ocupaciones de los establecimientos no superan el 25 por ciento.

«La situación es muy grave. Quizás nosotros no tenemos la visibilidad de otros sectores a pesar de tener más capital y más gente empleada. No salimos con la cacerola pero nos están haciendo pelota», expresó el responsable del Hotel Tronador, al poner también énfasis en la gran pérdida de fuentes laborales para la ciudad.

Ocupación exigua

El empresario insistió en que cada hotel implica un «capital enorme que hoy está muerto» por la falta de circulación, lo cual se agrava por los escasos mecanismos de asistencia económica y financiera que ofrece el Gobierno para paliar esta crisis. «Esperamos que en algún momento nos escuchen de verdad», apuntó.

En la ciudad de Buenos Aires, en donde hay 1.116 hoteles, el panorama también es muy preocupante, no sólo por le cierre al turismo extranjero sino también por el desplome de los viajes de negocios. Hoy, la ocupación hotelera en CABA promedia el 7%, cuando este negocio para ser viable necesita un 70 por ciento.

Fuente: BaeNegocios

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register