LA ILUSIÓN DE LOS JÓVENES

Una encuesta realizada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) a hombres y mujeres de 18 a 29 años en más de 112 países muestra cómo, a pesar de la llegada de la pandemia, están comprometidos y tienen el objetivo de construir un futuro más seguro, inclusivo e igualitario.

El trabajo

A nivel mundial, el desempleo juvenil ya era un problema antes de que estallara la pandemia, y los jóvenes de 15 a 24 años tenían tres veces más probabilidades de quedarse sin trabajo que los mayores de 25 años. Pero la crisis del COVID-19 ha empeorado la situación.

Casi una cuarta parte de los jóvenes de 18 a 24 años que trabajaban antes de la pandemia han cesado, en comparación con solo el 13% del grupo de edad de 25 a 29 años. Sectores como el apoyo administrativo, las industrias de servicios y las ventas se vieron muy afectados por los cierres de empresas y la pérdida de puestos de trabajo, con una alta proporción de los trabajos temporales, estacionales y mal pagados que suelen atraer a trabajadores más jóvenes.

Más de la mitad de los trabajadores que informaron una reducción parcial en las horas de trabajo vieron caer sus ingresos, mientras que casi una cuarta parte de los encuestados que no cambiaron sus horas de trabajo también recibieron un salario menor.

Los jóvenes Argentinos

Específicamente, los jóvenes de Argentina se los consideran entre los más emprendedores de la región. En esta ocasión, una encuesta realizada porSantander entre más de 1.000 jóvenes, determina un fuerte optimismo en relación a su futuro. 

El mismo sostiene que los argentinos son los que tienen el panorama más esperanzador, ya que un 82% de ellos tienen el propósito de emprender y sólo un 18% bajó sus expectativas a partir de la pandemia. A su vez, un 71% espera tener una mejor situación económica que sus padres.

Y si bien algunas de las crisis ya existentes se profundizaron con la llegada de la Covid-19, los jóvenes se tienen fe. Contra todo pronóstico, es inferior el porcentaje que se siente parte de una “generación perdida” (24%) al de los que no se identifican con tal etiqueta y tienen esperanzas sobre su futuro (34%). Si se trata de Argentina, la diferencia se agranda aún más: hay un 48% que no cree estar bajo ese paraguas negativo.

​Para los adultos encontrar un oasis de esperanza es cada día más difícil, podremos conservar la ilusión de nuestros jóvenes y que ello sea el motor de un futuro promisorio o seguiremos mirando hacia otro lado sin darnos cuenta que tal vez el camino está en la juventud ?

Constanza Manzur1645 Posts

Llevando las noticias día a día a los ciudadanos de Traslasierra.

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register