MATEO

¿QUIEN DEBE JUZGAR: LOS JUECES,  LOS QUE SUFREN EL HECHO Ó  LOS ACUSADOS?.

La respuesta parece obvia, pero en estos tiempos nada parece definido en cuanto a la existencia de una legislación que no deje en manos de interesados la decisión que se funda en sus propios intereses, ya sea que se refieran a cuestiones económicas o  a la pérdida de un ser querido.

CASO MATEO: niño de 8 años de edad que murió atropellado por dos jóvenes que corrían una picada.

Según las leyes, el juez tiene el deber de cumplir el principio del debido proceso.

Independencia, es la capacidad que deben tener jueces y fiscales para tomar decisiones en los casos que llevan, sin injerencias de ninguna naturaleza, sin dejarse llevar por sus intereses, sentimientos o emociones. La imparcialidad asegura en un juicio, la realización del valor justicia.

La imparcialidad en los jueces, es no dejarse influir por  la repercusión pública o mediática de un caso a la hora de dictar sentencia, y mucho menos, por los sentimientos hacia la víctima o el victimario.

El caso Mateo, ha creado una reacción en contra del fallo que impuso condenas condicionales a los autores, sin escuchar a los familiares, aunque algunos Fiscales reconocen que consultan a los mismos, antes del acuerdo con el Juez, en el juicio abreviado.

El Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia Julián López, en compañía de la secretaria de Justicia Laura Echenique, recibieron al querellante de una causa con un proyecto de ley para reformar el art. 415 del Código Procesal Penal de la Provincia: “Para que las víctimas de los delitos, en casos de juicios abreviados, sean tenidas en cuenta y su opinión sea vinculante para los jueces”. (VINCULANTE: significa que lo dicho por un damnificado obliga al Juez a  resolver de acuerdo con lo que se pide)  Según este proyecto el Fiscal notifica a las víctimas o familiares para que respondan si están conformes.

Algunos estudiosos admiten la posibilidad de que las víctimas puedan oponerse al acuerdo, o pedir una pena mayor, pero no se definen si ello es vinculante.  

Estas curiosas líneas de pensamiento que se parecen bastante a la expresión “Justicia por propia mano”, tiran por la borda los principios fundamentales que deben garantizar los derechos de todo ciudadano. Ello, porque se  pretende dejar en manos de los afectados por un delito, la libertad de los imputados, y así las víctimas de un hecho se transforman en jueces que juzgan desde la parcialidad y desde la carga de las emociones, de los sentimientos, de los intereses, del dolor, con lo cual dejan de lado todos los aspectos jurídicos que definen a la imparcialidad como la que  asegura en un juicio, la realización del valor justicia,  como la virtud suprema de un Juez. 

JORGE SAPPIA OBREGÓN

0 Comments

Leave a Comment

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register